La economía chilena se expandirá entre 1,0-2,0% este año, tras la rápida recuperación que tuvo el año pasado luego del impacto provocado por la pandemia de coronavirus, reveló este miércoles el Banco Central.

En su Informe de Política Monetaria (IPoM) de diciembre, el emisor había previsto una expansión de entre 1,5-2,5% este año.

"La economía se expandirá a tasas bajo su potencial en 2022 y 2023, con contracciones del consumo privado y la inversión", destacó el organismo en un comunicado.

Por otra parte, pronosticó que la inflación promedio anual alcanzará un 8,2% este año, por encima del rango de tolerancia del organismo. La estimación previa era del 4,5%.

"Si bien el aumento de la TPM ha sido rápido y significativo, los riesgos para la convergencia de la inflación persisten", dijo el banco.

"El escenario central de proyección considera que en la última parte de 2022 la inflación comenzará a converger a la meta en el horizonte de dos años", agregó.

El banco ha explicado que el avance en los precios al consumidor responde mayormente al "excesivo incremento del gasto" de los últimos trimestres, apoyado en los programa de ayuda del gobierno frente a la pandemia de COVID-19 y el retiro de ahorros de los fondos de jubilación.

En la víspera, el Banco subió la tasa referencial de interés en 150 puntos al 7% en medio del rápido retiro del estímulo monetario que aplicó desde la llegada de pandemia en marzo de 2020.

El Informe estima además que el consumo privado y la formación bruta de capital fijo se contraerán en el bienio 2022-2023.

"En el caso del consumo, será clave la elevada base de comparación, el descenso de la liquidez acumulada en los últimos trimestres —parte de la cual se ha destinado a ahorro— y la menor disponibilidad de crédito", señaló.

En tanto, el precio del cobre -del que Chile es el mayor productor mundial- promediaría este año 4,35 dólares por libra, desde los 4,05 previstos anteriormente.