Lima. La inflación en Perú, que viene desacelerándose desde julio, registrará una tendencia a la baja más acentuada desde marzo ante menores presiones en el costo de vida, dijo el viernes el gerente de estudios económicos del Banco Central, Adrián Armas.

La inflación anualizada en Perú se ubicó en octubre en 8,28%, después de llegar al pico de 8,81% en junio, según datos del instituto de estadística, aunque la tasa se encuentra muy por encima del rango del banco central de entre el 1% y el 3%.

Armas explicó que el fuerte aumento que se ha registrado en los precios internacionales de los alimentos y la energía "todavía se están transmitiendo en nuestra economía" y duraría algunos meses más.

En ese contexto, "se espera que a partir de marzo del próximo año se vea una tendencia más clara en la reducción de la tasa de inflación", dijo en una conferencia telefónica.

El banco central peruano elevó el jueves su tasa de interés de referencia en 25 puntos básicos, a un 7,25%, la decimosexta subida consecutiva dentro de su ciclo de ajustes monetarios en su lucha por aplacar la inflación en el país minero.

Armas remarcó que para considerar nuevos ajustes en la política monetaria el banco estará pendiente de la evolución de la inflación, que se espera mantenga un horizonte decreciente para su retorno al rango meta anualizado en la segunda mitad del 2023.

El funcionario destacó que, tras la apreciación de la moneda peruana en los últimos días, el sol ha sido una de las pocas monedas en el mundo que está ganando terreno este año frente al dólar; y que ello "atenúa parcialmente el fuerte impacto que habido en los precios internacionales de los alimentos y la energía".

Perú, el segundo mayor productor mundial de cobre, registró en 2021 una inflación del 6,43%, la tasa más alta en 13 años.