Lisboa, EFE. La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, y su homólogo portugués, Anibal Cavaco Silva, expresaron el interés de los dos países por incrementar su cooperación económica.

Los dos gobernantes hicieron breves declaraciones, sin derecho a preguntas, al término de un encuentro de cerca de una hora en Lisboa, en el marco de la segunda visita oficial que hace Rousseff a la antigua metrópoli desde que asumió la presidencia en 2011.

Cavaco expresó el respaldo portugués a Brasil en asuntos como la participación en el Consejo de Seguridad de la ONU o las relaciones de la Unión Europea con la nación suramericana y el bloque del Mercosur.

A su vez la jefe de Estado brasileña abogó por impulsar el comercio y las inversiones con Portugal, subrayó "el propósito común de ampliar y fortalecer las relaciones" y acercar a Brasil y al Mercosur a la UE y a Portugal.

"Tenemos todo el interés de ampliar la relación comercial", aseguró Rousseff, que recordó también la crisis económica que vive Europa y manifestó su "mucha preocupación por la situación social y el desempleo".

La presidenta brasileña expresó su esperanza de que la UE vuelva al crecimiento y haya "una mejoría para la población europea".

Cavaco puso de relieve las "relaciones estratégicas" de su país con Brasil y recordó que es la economía mas fuerte de América Latina.

Siempre tuvo el apoyo de Portugal, señaló, que ve con "satisfacción" cómo el peso político de Brasil es reconocido en la escena mundial.

El jefe de Estado brasileño calificó también al país suramericano de "socio estratégico" e invitó a las empresas brasileñas a fijarse en las posibilidades que encierra Portugal.

"Esta visita contribuirá a alertar a los empresarios brasileños de esas oportunidades", sostuvo.

La presidente brasileña recordó las inversiones de la empresa aeronáutica brasileña Embraer en Portugal, donde tiene dos fábricas de componentes en la ciudad de Evora, y las que ha hecho la petrolera lusa Galp para explotar petróleo en la nación suramericana.

Más allá de esos ejemplos de inversión, Rouseff señaló la importancia de la cooperación en tecnología, ciencia e innovación, área en la que los dos países han acordado colaborar a través del Laboratorio Ibérico de Nanotecnología de Braga, constituido por Portugal y España, asociada también a los acuerdos con Brasil.