Quito, Xinhua. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, advirtió hoy que no firmará "a cualquier costo" un acuerdo comercial multipartes con la Unión Europea (UE), para el cual funcionarios del gobierno prevén retomar en enero próximo negociaciones con el bloque europeo.

"Nosotros queremos un acuerdo comercial con la Unión Europea pero no a cualquier costo, no estamos dispuestos a pasar ciertas líneas rojas, ojalá se concrete", dijo el mandatario en un conversatorio con medios de comunicación de la ciudad costera de Guayaquil (suroeste).

"Les insisto, nosotros no estamos dispuestos a firmar cualquier cosa a cualquier costo", remarcó el presidente socialista de izquierda quien reiteró que se busca un acuerdo distinto a un Tratado de Libre Comercio (TLC), a los que se opone su gobierno.

"Es uno de los grandes mitos, grandes engaños de que el TLC es bueno siempre y para todos, (pero) no es bueno ni siempre, ni es bueno para todos, por eso hay que saber negociar", señaló el mandatario.

Correa reflexionó que "si los Tratados de Libre Comercio fueran la pluma mágica para el desarrollo, por qué nunca lo practicaron los que hoy predican esa clase de política".

"México ya sería desarrollado, pues, si tiene desde hace casi 20 años un TLC al lado, pegadito al mercado de Estados Unidos y Canadá, y con todo respeto, vayan vean todos los problemas que aún tiene México", apuntó.

Asimismo, puso de ejemplo los problemas que tiene Colombia como consecuencia del TLC que mantiene con Estados Unidos.

"Está migrando mucha industria en buena hora a Ecuador, por nosotros en buena hora, (pero) es un problema para nuestros hermanos colombianos, recuerden hace un par de meses la huelga terrible que hubo de pequeños agricultores que están siendo quebrados por el TLC", opinó.

Correa reiteró su posición un día después de que el Parlamento Europeo aprobó la renovación del Sistema de Preferencias Arancelarias (SGP Plus) para Ecuador, que permite el ingreso de más de 249 productos locales con cero aranceles al mercado de la Unión Europea.

El beneficio regirá desde el 1 de enero al 31 de diciembre de 2014, por lo que tras su vencimiento los exportadores ecuatorianos se verán abocados a pagar aranceles.

Por esta razón, los empresarios locales han pedido al gobierno que acelere las negociaciones con la UE para concretar el próximo año un acuerdo comercial definitivo.

Frente a ello, el mandatario respondió hoy que existe la intención de su gobierno de sellar en 2014 dicho acuerdo.

"Un año (tiempo en que regirá la renovación del SGP Plus) será suficiente para tomar una decisión definitiva", dijo Correa.

Los encargados de la negociación con el bloque europeo prevén retomar en enero próximo, en Bruselas, las conversaciones, que se suspendieron hace dos años por diferencias en temas sensibles como las compras públicas.