El Parlamento de El Salvador ha ratificado el Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea (UE), que desde el 1 de agosto próximo regirá las relaciones políticas, comerciales y de cooperación entre ambos bloques.

El acuerdo fue aprobado por 82 votos a favor y una abstención en la Asamblea Legislativa salvadoreña, de 84 escaños (hubo una ausencia), al término de una sesión de más de 12 horas, en su mayoría dedicadas a la lectura del extenso documento.

Con El Salvador se completó la ratificación del instrumento en todos los países firmantes.

Ambas partes convinieron el 15 de mayo pasado en Costa Rica que el Acuerdo de Asociación entre en vigor el 1 de agosto en los países que lo hayan ratificado antes del 15 de julio; al hacerlo hoy, El Salvador evitó tener que esperar hasta el próximo año para sumarse.

El presidente del Parlamento salvadoreño, Sigfrido Reyes, dijo tras la votación que el convenio con la UE "es mucho más que un simple acuerdo comercial", ya que tiene "una dimensión geopolítica".

Reyes subrayó que el acuerdo "no significa el remedio para nada", sino que "es una herramienta que El Salvador y la región centroamericana podrán utilizar" para aprovechar la cooperación y el mercado de la UE, entre otras ventajas.

Destacó que "las opciones positivas que se le abren al país" con este acuerdo "compensan aquellos aspectos" que puedan ser negativos.

Las negociaciones del acuerdo comenzaron en mayo de 2007 y terminaron en el mismo mes de 2010.

Tras haber sido firmado por ambas partes el 29 de junio de 2012 en Tegucigalpa, el Parlamento Europeo aprobó el Acuerdo de Asociación en diciembre de ese año.

En Centroamérica ya había sido ratificado también en Honduras, Nicaragua, Panamá, Guatemala y Costa Rica.

Este Acuerdo de Asociación con Centroamérica es el primero que el bloque europeo logra cerrar de región a región y está basado en el diálogo político, la cooperación y el libre comercio.

Un resumen del acuerdo publicado por el Ministerio salvadoreño de Economía indica que el pilar de diálogo político establece "mecanismos institucionales entre Centroamérica y la UE, a través de los cuales se promueven valores comunes entre ambas regiones".

Entre esos valores, se mencionan "el respeto a los principios democráticos y los derechos humanos fundamentales, la protección del medio ambiente y el fortalecimiento del Estado de derecho".

Se añade en el resumen que la cooperación abarca nueve áreas: democracia, derechos humanos y buena gobernanza; justicia, libertad y seguridad; desarrollo social y cohesión social; migración; medio ambiente, desastres naturales y cambio climático; desarrollo económico y comercial; integración regional; cultura y cooperación audiovisual, y conocimiento de la sociedad.

El pilar comercial incluye comercio de bienes; comercio de servicios y comercio electrónico; pago corriente y movimientos de capital; contratación pública; propiedad intelectual; comercio y competencia; comercio y desarrollo sostenible, e integración económica regional.

Además, solución de controversias; mecanismo de mediación para medidas no arancelarias, y transparencia y procedimientos administrativos.

El comercio bilateral entre la UE y Centroamérica es deficitario para esta región y en 2012 ascendió a unos 6.252,9 millones de euros (US$8.066,2 millones al cambio actual), según datos del bloque europeo.

De ese monto, las exportaciones de la UE a Centroamérica sumaron unos 3.347,3 millones de euros (US$4.318,0 millones) y las ventas centroamericanas al mercado europeo 2.905,6 millones de euros (US$3.748,2 millones), con alzas del 17,9% y el 15% en relación a 2011, respectivamente.