Aún es una incógnita saber cuándo volverá Paraguay al Mercado Común del Sur (Mercosur), bloque que se fundó en 1991 y del cual fue excluido el año pasado por incumplir la cláusula democrática tras la destitución del entonces presidente paraguayo Fernando Lugo en el Congreso de su país.

Los jefes de Estado de Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela, socios plenos del Mercosur, habilitaron el reingreso de Paraguay en la última Cumbre de Montevideo el pasado 12 de julio, una vez que asuma el presidente electo paraguayo Horacio Cartes, el próximo 15 de agosto.

Sin embargo, el futuro gobierno de Paraguay tomó distancia de la invitación y reiteró que no reconoce la incorporación, en su ausencia, de Venezuela, el mayor punto de fricción entre las partes.

Paraguay fue suspendido en junio de 2012 tras la destitución en un polémico y breve juicio político del entonces presidente Lugo, a quien sucedió para completar el mandato Federico Franco.

Cuando se concretó la exclusión, los presidentes de Argentina, Cristina Fernández; de Brasil, Dilma Rousseff; y de Uruguay, José Mujica, aceptaron el ingreso de Venezuela, que obstaculizaba desde hace años el Senado de Paraguay.

Mujica admitió el año pasado que en la reunión con sus colegas Fernández y Rousseff en la que aprobaron la llegada de Caracas "lo político superaba largamente lo jurídico", en referencia a la queja de Paraguay de que allí se saltearon formalidades.

Cumbre sin Paraguay. La 45 Cumbre del Mercosur que se reunió en Montevideo tuvo la ausencia de Paraguay, pese a que Mujica, en ejercicio de la presidencia pro témpore del bloque, invitó a Cartes al felicitarlo por su victoria electoral del pasado 21 de abril.

A principios de este mes, el futuro gobernante paraguayo solicitó "como un gesto de buena voluntad" que el cónclave mercosureño pasara a cuarto intermedio y que se entregara la presidencia a Paraguay, no a Venezuela, el próximo 15 de agosto.

Sin embargo los gobernantes hicieron caso omiso y cedieron la presidencia semestral al presidente venezolano Nicolás Maduro.

Sobre Paraguay, anunciaron que cesará la suspensión "a partir de la asunción del nuevo gobierno constitucional en la República del Paraguay".

Así, consideraron "cumplidos los requisitos establecidos por el artículo 7 del Protocolo de Ushuaia sobre Compromiso Democrático, a partir del próximo 15 de agosto", cuando "reasumirá plenamente su derecho de participar en los órganos del Mercosur".

La medida se fundamentó en que las elecciones, en las cuales ganó Cartes, se llevaron a cabo en condiciones de libertad, normalidad, transparencia, alta participación ciudadana y autenticidad de los resultados proclamados".

En el plenario del foro regional todos los mandatarios expresaron su voluntad de un pronto regreso paraguayo.

Maduro, quien ejercerá la jefatura del bloque, dijo que una tarea urgente es la reincorporación de Paraguay como miembro activo, pleno del Mercosur.

Para esa tarea prometió "poner todo de nuestro corazón" para solucionarlo y enfatizó que más allá de los problemas "amamos al pueblo paraguayo".

Queja paraguaya. Cartes recogió con frialdad el convite mercosureño.

"Las características jurídicas del ingreso de Venezuela como miembro pleno al Mercosur, en julio de 2012, no han sido subsanadas conforme a las normas legales", enfatizó días atrás en una declaración.

El futuro mandatario de Paraguay insistió en que "el mero transcurso del tiempo o decisiones políticas posteriores no restablecen, por sí, el imperio del derecho" internacional y nacional.

"La política no es fuerza ni arbitrio" y tampoco legitima "hechos y procedimientos que se aparten del derecho", reafirmó.

Cartes manifestó su sorpresa porque la suspensión se levante a partir del 15 de agosto, pese a que el Mercosur reconoció "al pueblo paraguayo su encomiable conducta cívica", no obstante señaló que su país "no va a cesar en la búsqueda de las buenas relaciones" con el bloque.

En tanto, el canciller paraguayo José Félix Fernández declaró que al ceder la presidencia a Venezuela en el Mercosur "le cerraron las puertas a Paraguay".

Fernández lamentó que los socios del bloque "no reconocen que hay democracia en Paraguay en este momento, y postergan su decisión al 15 de agosto, como si aquí hubiese algún problema".

"En este momento, ni la cancillería paraguaya, ni la sociedad paraguaya, en su inmensa mayoría, ve esta resolución como algo positivo", dijo Fernández al ser entrevistado por la prensa local.

Por su parte el canciller argentino Héctor Timerman señaló durante la cumbre en Montevideo que el regreso de Paraguay al Mercosur "implica la aceptación de todo lo que hemos hecho hasta ahora".

Futuro incierto. El canciller uruguayo Luis Almagro dijo que Paraguay tendrá la presidencia pro témpore del Mercosur cuando Venezuela concluya su mandato al finalizar el semestre.

"Una vez que se le levanta la suspensión a Paraguay, que queda en condiciones de ejercer todo su derecho como miembro pleno, pasa a ser presidente pro témpore del Mercosur", declaró Almagro hace unos días para calmar los ánimos.

El canciller uruguayo aclaró a la radiodifusora local "El Espectador" que Paraguay no ha perdido su oportunidad de ser presidente pro témpore, simplemente que cuando queda en condiciones la asumira.

"Paraguay hoy está suspendido del Mercosur. Entonces, definitivamente no se podría transmitir esa presidencia pro témpore", concluyó.

Otro escenario fue planteado por el jurista argentino Alejando Perotti, quien manifestó en un seminario en Asunción que Paraguay no agotó la vía jurídica ante el Tribunal Permanente de Revisión del Mercosur para declarar inválida su suspensión y el ingreso de Venezuela.

Recordó que la acción que presentó Paraguay ante el Tribunal Permanente de Revisión "fue rechazada porque básicamente 'tocó mal el timbre', pero no le dijo que sobre el fondo de la cuestión no tenía razón".

"Si el quiebre del orden democrático se instrumentó con el juicio político, posterior a ello no hubo ninguna consulta, es decir que los países del Mercosur no cumplieron a raja tabla con el procedimiento para aplicar sanciones", consideró Perotti.

El jurista indicó que la normativa del Mercosur exige para el ingreso de otro miembro la aprobación de los cuatro países fundadores.

La forma y el momento en que Paraguay regrese, si efectivamente lo hace- se conocerá el 15 de agosto con la investidura presidencial de Cartes.

"El esfuerzo que vamos a seguir haciendo es que se imponga el derecho. Pedimos simplemente un estado de justicia", opinó el mandatario electo de Paraguay.