Las tensiones creadas entre el gobierno de Venezuela y Colombia por la visita del gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski al vecino país frenaron las negociaciones para la compra de alimentos.

Todo indica que las negociaciones adelantadas esta semana por los ministros venezolanos de Alimentación (Félix Osorio), Comercio (Alejandro Fleming) y Agricultura y Tierras (Yván Gil) con sus homólogos colombianos, para importar algunos rubros y productos que escasean en nuestro país, no prosperarán a consecuencia de las tensiones creadas por la reciente reunión del ex candidato presidencial Henrique Capriles Radonski con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos en Bogotá.

“De Colombia ya no vendrá nada”, comentó vía telefónica uno de los altos funcionarios venezolanos, quien luego indicó que no puede brindar declaraciones sobre el tema, por cuanto “el único que puede declarar es el Presidente”.

Esta afirmación coincide con las declaraciones brindadas por el ministro Osorio, el jueves en la tarde desde Puerto Cabello en las que dijo que estudian suspender las importaciones de algunos rubros alimenticios desde Colombia, luego de la reunión del miércoles entre Santos y Capriles.

Aunque no precisó en qué cantidades y qué productos, recalcó que ya se había negociado la compra de varios alimentos en el país vecino; y añadió que para darle solución al problema del desabastecimiento en Venezuela, el Gobierno ha realizado algunas compras con países aliados como Argentina, Brasil, Uruguay y hasta Colombia; pero “a raíz de la situación del miércoles difícilmente podríamos entablar algún tipo de relación comercial con Colombia, más allá de la que ya se estaba llevando”, dijo. Aseguró que espera órdenes para tomar decisiones.

El pasado lunes salió a Colombia la comisión de ministros venezolanos, con el fin de buscar ayuda en el vecino país para reducir los focos de escasez de varios productos que se atraviesa en Venezuela. La idea era que el gobierno neogranadino fuera proveedor de productos alimenticios, agroindustriales e industriales, entre los que extraoficialmente se han nombrado carne, arroz, leche, azúcar, maíz, trigo, además de productos de higiene y aseo.

El presidente Maduro dijo –al hacer el anuncio- que esperan incrementar el intercambio comercial con el vecino país y llevarlo a un rango entre $7.000 y $8.000 millones.

La balanza comercial entre Venezuela y Colombia favorece a nuestros vecinos. Cifras del Departamento Administrativo Nacional de Estadistica (Dane) de Colombia, señalan que en el primer trimestre de este año, las importaciones de Venezuela desde ese país subieron 4,5% al pasar de $503,9 millones a $526,84 millones, apuntaladas por el alza en la compra de animales vivos y carne. Mientras que en el mismo primer trimestre, la exportación venezolana hacia Colombia cayó 42,5%, al pasar de $144,9 millones a $82,2 millones.

Uno de los puntos que generó mayor incertidumbre en Colombia fue la forma de pago que se utilizará, pues el importador será directamente el Gobierno venezolano. Algunos medios del vecino país resaltaron que “los pagos por estas exportaciones lo hará directamente el gobierno nacional y a contraentrega, es decir cuando llegue la mercancía se pagará”.

Por su parte, el ministro de Hacienda de Colombia, Mauricio Cárdenas, manifestó -en rueda de prensa- que Venezuela tiene un serio problema de suministro de bienes esenciales y básicos, que Colombia los puede ofrecer, pero tenemos que ser creativos en el tema de los pagos”.

En este sentido indicó que una de las posibles soluciones es que se haga un pago a través de reservas de petróleo ; “estamos siendo creativos buscando cualquier opción de pago, ellos son un país rico, tienen reservas de petróleo , de manera que simplemente tener acceso a reservas o compromisos futuros en materia de petróleo podría ser una fórmula (de pago)”, planteó el ministro. Añadió que también se puede buscar “un sistema cambiario que no sea ninguno de los dos extremos, que no sea la tasa oficial de Bs 6,30, ni la tasa del mercado paralelo. Estamos abiertos, queremos más bien plantearles a ellos que queremos vender”.