Dada la optimización china de su respuesta contra la COVID-19, la economía del país asiático seguramente experimentará una robusta recuperación este año, afirmó un investigador en Japón.

Ding Ke, investigador sénior del Instituto de Economías en Desarrollo, perteneciente a la Organización de Comercio Exterior de Japón, manifestó en una entrevista reciente por escrito con Xinhua que es optimista sobre los fundamentos económicos de China para 2023.

Estimó que se podría alcanzar un crecimiento del PIB superior al 5%.

Analizando las industrias competitivas de China, Ding elogió la economía digital del país, añadiendo que China encabeza la lista mundial en número de fabricantes líderes vinculados con la Industria 4.0, que representan el nivel más elevado de manufactura inteligente global.

La economía digital ocupa un 40% del PIB de China, una proporción que sigue creciendo, remarcó Ding, indicando que no solamente se refiere al consumo, sino que la transformación digital de los procesos productivos también está acelerándose.

Ding observó que la transformación digital es una tecnología de objetivo general, por lo que un país que sigue invirtiendo en este campo para mantener su posición de liderazgo mundial experimentará un incremento exponencial de la productividad en el largo plazo.

Ding también cree que China tiene ventajas enormes en otras industrias como las nuevas energías y los vehículos eléctricos.

China es el mayor centro manufacturero global de paneles solares y equipos de energía eólica, además de haber adelantado a Alemania para ser el segundo más grande del mundo en exportación de vehículos, gracias al desarrollo exponencial de su industria de vehículos eléctricos, afirmó Ding.

Mientras China siga teniendo la habilidad de incubar nuevas industrias, abrir nuevas vías y permitir el rápido desarrollo de las empresas emergentes, el desarrollo económico chino siempre se mantendrá dinámico, concluyó Ding.