Washington.- México está empujando un acuerdo rápido con funcionarios estadounidenses en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), dijo el jueves el secretario mexicano de Economía, Ildefonso Guajardo, aunque admitió roces en las conversaciones.

Desde su reinicio el mes pasado, el diálogo se ha centrado en resolver las diferencias entre Estados Unidos y México tras las quejas del presidente Donald Trump de que el TLCAN ha socavado al sector manufacturero de su país en beneficio de su socio.

"La idea es hacer lo mejor posible para terminar este acuerdo tan pronto como sea posible", dijo Guajardo a periodistas en el marco de las conversaciones del TLCAN afuera de las oficinas del representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, en Washington.

"Siempre hay puntos de fricción en cualquier negociación", agregó sobre el proceso de modernización de pacto de 24 años que Trump ha amenazado con abandonar si no logra condiciones favorables para su país.

El Gobierno de Trump quiere imponer aranceles a la futura producción mexicana a partir de nuevas plantas de ensamblaje de automóviles y partes, según funcionarios de la industria automotriz. Eso ha causado fricción en las conversaciones.

Estados Unidos y México han dicho que están cerca de resolver las cuestiones bilaterales pendientes en la renovación del pacto comercial que tienen con Canadá.

Guajardo llegó a decir el miércoles que las dos partes podrían llegar a un acuerdo en "horas".. El jueves el tono parecía tornarse más cauteloso.

La ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, dijo que su país necesita concordar con las conclusiones finales sobre reglas de origen que se alcancen en las conversaciones bilaterales entre Estados Unidos y México.

Canadá ha estado a la espera durante semanas de las conversaciones que se han enfocado en cerrar las diferencias entre ambos países.

"La actualización de las normas de origen siempre ha sido un esfuerzo enorme, importante y complejo", dijo a periodistas. "Canadá claramente está interesado en cómo se actualizan esas normas y claramente necesitamos atender y estar de acuerdo con cualquier conclusión final", añadió.

Gran parte de la negociación se ha centrado en la revisión de las reglas de origen de los automóviles para intentar traer más producción a la región.

El Gobierno de Trump quiere imponer aranceles a la futura producción mexicana a partir de nuevas plantas de ensamblaje de automóviles y partes, según funcionarios de la industria automotriz. Eso ha causado fricción en las conversaciones.

La amenaza de imponer aranceles del 25% podría desalentar nuevas inversiones automotrices en México para atender el mercado estadounidense.

Al preguntársele si las cuestiones relacionadas con los aranceles en el sector automotriz estaban retrasando el progreso en las conversaciones, Guajardo dijo que no iba a hacer comentarios sobre cada artículo.

Sin embargo, reiteró que espera que, en principio, fuera posible un acuerdo en agosto.

En tanto, el presidente del American Automotive Policy Council, Matt Blunt, dijo que reglas más estrictas sobre contenidos de autos que están surgiendo de las negociaciones del TLCAN deberían mantener a Norteamérica como una base de producción competitiva, así como a General Motors, Ford y Fiat Chrysler a nivel global.