México registró un aumento interanual de 23.7% en sus exportaciones de productos de tecnología avanzada a Estados Unidos de enero a septiembre de 2022, a 60,902 millones de dólares, de acuerdo con datos del Departamento de Comercio.

La canasta de este tipo de productos incluye materiales avanzados, electrónicos, aeroespaciales, biotecnológicos, manufacturas flexibles, de la información y comunicación, de ciencias de la vida, tecnología nuclear, armas y optoelectrónicos.

El total de importaciones estadounidenses de estos bienes fue de 465,478 millones de dólares en los primeros nueves meses del año en curso, lo que supone un crecimiento de 17.8% anual.

Consecuentemente, México ganó participación en el total de importaciones estadounidenses de los productos en cuestión, pasando de 12.5% de enero a septiembre de 2021 a 13.1% en el mismo lapso de 2022.

De hecho, de mantenerse esa proporción para todo el año, esta sería la primera ocasión que México rebase una cuota de mercado mayor a 13 por ciento.

En la última década, la cobertura de México ha fluctuado entre 10.8 y 12.5%, ubicándose como el segundo proveedor externo a Estados Unidos de esa clasificación de bienes.

Por arriba de México se sitúa China, quien, sin embargo, redujo su cuota de mercado, de 26.1% de enero a septiembre de 2021 a 24.3% en igual periodo de 2022.

México se encuentra en una coyuntura favorable para atraer inversiones por la relocalización de plantas industriales de Asia al subcontinente norteamericano, por cambios en las cadenas de proveeduría global derivados de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la pandemia de Covid-19 y la guerra entre Rusia y Ucrania.

Desde 2012 a 2021, la participación de China en el total de importaciones de productos de tecnología avanzada a Estados Unidos ha estado en un rango para años completos de entre 27.0 y 37.8 por ciento.

De acuerdo con un informe del Banco Mundial, algunos subsectores manufactureros del sector privado de México mostraron rápidas tasas de crecimiento gracias a la liberalización del comercio.

La producción de equipos de transporte, creció a una tasa media de 5.6% en los últimos 20 años, ya que México se incorporó a las cadenas de valor regionales y mundiales en los subsectores automovilístico y aeroespacial.

Otros subsectores de fabricación de tecnología, como la electrónica y la informática, también se han convertido en elementos centrales de las cadenas de valor globales y en motores de crecimiento para la industria en México.

Sin embargo, otras industrias manufactureras, especialmente las más intensivas en mano de obra, como la madera, el textil y la confección, han disminuido su importancia.

México ha aceptado el Protocolo por el que se enmienda el Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio.

Pero el país no es parte en el Acuerdo sobre Contratación Pública ni en el Acuerdo sobre el Comercio de Aeronaves Civiles, ni tiene la condición de observador ante el Comité de Contratación Pública y el Comité del Comercio de Aeronaves Civiles. Tampoco es parte en el Acuerdo sobre Tecnología de la Información.