Los gobiernos de Panamá y de Colombia firmaron este viernes en la capital panameña un Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral, que reconocieron como histórico y un paso adelante en el propósito del país de América Central de integrarse a la Alianza del Pacífico, de la que forma parte la nación sudamericana.

El compromiso fue rubricado en un hotel al este de la ciudad, ubicado en un centro industrial, empresarial, residencial y financiero.

Los firmantes fueron el ministro de Comercio e Industrias de Panamá, Ricardo Quijano, y el ministro de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, Sergio Díaz Granados, tras un proceso de negociación que comenzó en 2009.

Luego de mencionar el interés de Colombia en llevar en las próximas semanas el acuerdo al Congreso para su ratificación, Díaz Granados dijo que, como lo reconocieron medios de comunicación de su país, era importante tener este acuerdo entre dos países hermanos con un flujo comercial de US$2.800 millones.

Señaló que las posibilidades van a cambiar con el acuerdo, porque se estaba haciendo el intercambio comercial entre los dos países sin reglas claras, por lo que aseguró que habrá ahora un mejor ambiente para negociar.

El funcionario dijo que, como lo mencionaron los presidentes de Panamá y de Colombia, Ricardo Martinelli y Juan Manuel Santos, respectivamente, el TLC allana el camino para el ingreso a que aspira Panamá a la Alianza del Pacífico.

La Alianza del Pacífico es considerada como una de las iniciativas de integración regional más ambiciosas del momento en América Latina.

Está constituida por Colombia, México, Chile y Perú como miembros, mientras que Panamá es observador del mecanismo.

Díaz Granados explicó que se hará un anuncio en un encuentro empresarial en Nueva York sobre los pasos que se han dado con este TLC, dentro de la expectativa de lograr una integración plena desde México hasta Chile en el Pacífico.

El ministro de Comercio de Panamá expresó, por su parte, que tras una pausa que tuvo la negociación era importante lograrlo entre estos dos países vecinos que estaban tan cerca y tan lejos en la parte comercial, por la falta del TLC.

Quijano sostuvo que el acuerdo va a permitir una integración entre los dos países, y que va a abrir las puertas del comercio y de la seguridad jurídica en esta relación.

Valoró también la importancia del compromiso, dentro del interés de su país de ingresar a la Alianza del Pacífico, y teniendo en cuenta las negociaciones que mantiene también Panamá para la firma de un TLC con México.

El ministro explicó que el TLC entre Panamá y Colombia contempla una desgravación que comienza en cinco años en algunos productos, y que irá hasta los 15 años, con exclusiones en el café, el azúcar y los lácteos.

Aseguró que con el acuerdo y la liberalización arancelaria va a haber productos con los que no se va a dar ahora el contrabando entre los dos países.

La viceministra de Negociaciones Comerciales Internacionales, Diana Salazar, destacó como un gran ventaja del TLC que Colombia haya reconocido que en la panameña Zona Libre de Colón (ZLC, en el Atlántico) no se aplican aranceles si se tiene un certificado de procedencia o de terceros países.

El TLC amplía la relación comercial entre dos mercados de tamaños diferentes, ya que en Panamá viven unos 3,5 millones de personas con una economía basada en los servicios, mientras que en Colombia viven más de 40 millones de personas.