El presidente chino, Xi Jinping, y su homóloga argentina, Cristina Fernández, celebraron conversaciones este jueves en San Petersburgo, prometiendo explotar el potencial para el comercio y la inversión bilaterales.

En una reunión celebrada con Fernández horas antes del comienzo de la cumbre del G-20, Xi indicó que China otorga gran importancia a sus amistosos lazos tradicionales con Argentina, y que el país asiático está dispuesto a trabajar codo con codo con la nación latinoamericana para enriquecer y expandir la cooperación bilateral.

También exigió mayores esfuerzos para ayudar a conseguir una expansión equilibrada del comercio bilateral, explorar nuevas áreas de crecimiento en la inversión y expandir la cooperación en varios sectores, incluyendo energía, minería, energía hidroeléctrica, infraestructura, agricultura y finanzas.

Xi también instó a Argentina a crear un ambiente más conveniente para que las empresas chinas inviertan en el país latinoamericano.

El presidente chino exigió más esfuerzos conjuntos por ambas partes para promover la cooperación entre China y América Latina en general y salvaguardar los intereses generales de las economías emergentes y los países en vías de desarrollo.

Fernández, por su lado, elogió el progreso de la asociación estratégica entre ambas naciones a lo largo de los últimos años y señaló que China se ha convertido en el segundo mayor socio comercial de Argentina.

El país latinoamericano espera aumentar las exportaciones a China y ve con buenos ojos la participación de empresas chinas en los proyectos de construcción principales de Argentina, como la explotación de energía hidroeléctrica y la construcción ferroviaria, dijo la mandataria.

La líder argentina también instó al progreso en el intercambio de divisas entre ambos países.

Tras la reunión, los dos presidentes fueron testigos de la firma de documentos que establecen un comité permanente intergubernamental y un mecanismo de diálogo económico.