El presidente electo de Paraguay, Horacio Cartes, ratificó que no irá a la Cumbre del Mercosur, que se realizará el 12 de julio en Montevideo, informó este viernes Eladio Loizaga, uno de sus asesores internacionales. Indicó que Cartes se mantiene en su postura de que Venezuela no es socio pleno del bloque porque fue rechazado por amplia mayoría en el Senado paraguayo en agosto de 2012. Cartes dijo que recién asistirá a la cumbre del bloque sudamericano una vez que asuma el cargo el 15 de agosto próximo.

Calladamente, Loizaga y la ex canciller Leila Rachid viajaron el jueves pasado a Montevideo –en carácter de emisarios de Cartes– para reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay, Luis Almagro, con el objetivo de sentar la posición paraguaya sobre Venezuela.

Loizaga informó a la presidencia pro témpore del Mercosur, a cargo de Uruguay, que el regreso del Paraguay debe hacerse en el marco del respeto de la dignidad del país y del estado de derecho, las normas y principios del derecho internacional. Es decir, el gobierno de Cartes respeta la decisión del Senado paraguayo, que rechazó por amplia mayoría el 23 de agosto de 2012 el ingreso de Venezuela al Mercosur. En consecuencia, no acepta a Venezuela como socio pleno del bloque hasta que el Senado paraguayo disponga lo contrario.

Ante la negativa de Cartes de concurrir a la Cumbre del Mercosur antes de asumir su mandato el 15 de agosto, la presidencia pro témpore a cargo de Uruguay fijó para el viernes 12 de julio la reunión en Montevideo.

“Estamos en una etapa de construcción de un puente de comunicación. No podemos estar aislados de lo que pasa, pero no negociamos nada. Por eso no podemos calificar de fracaso (la ida a la capital uruguaya). Tampoco podemos cerrarnos a ningún tipo de diálogo porque es la principal arma que tiene la diplomacia”, manifestó ayer Loizaga.

Confirmó que ya le informó a Cartes del resultado de la misión a Montevideo y hasta el momento “hay un compás de espera”.

Negociaciones entre UE y EE.UU. Loizaga indicó que los socios del Mercosur tienen que tomar conciencia de que se aproximan las negociaciones con la Unión Europea (UE), bloque de países que se niega a sentarse a dialogar con el Mercosur hasta que no estén todos los miembros plenos. Es decir, hasta que retorne Paraguay.

Recordó que en los próximos días el G-8 lanza las líneas de la negociación entre la UE y Estados Unidos de América (EE.UU.) y esas mismas condiciones se aplicarán con seguridad en la futura negociación entre UE y el Mercosur. Dijo que por ese motivo el bloque sudamericano necesita definir cuanto antes el grave problema institucional que está sufriendo con la  exclusión de Paraguay y el ingreso de Venezuela al Mercosur, pese a la oposición paraguaya.

A partir del 1 de julio próximo, inicio del nuevo periodo parlamentario paraguayo, el Ejecutivo podrá volver a remitir el acuerdo de ingreso de Venezuela. Pero el presidente Federico Franco manifestó que la decisión quedará a cargo del mandatario electo, Horacio Cartes.