Quito. Ecuador suscribió un crédito por unos US$1.700 millones con China para financiar parte de la construcción de una mega central hidroeléctrica, e inició negociaciones para obtener empréstitos por otros US$1.000 millones para proyectos de inversión.

El país andino impulsa desde hace años la construcción de la central Coca Codo-Sinclair, que con una capacidad de 1.500 megavatios permitirá al país solucionar su déficit energético, por lo que recurrió al Banco de Exportaciones e Importaciones de China (Eximbank) para concretar la obra.

"La visita a China fue exitosa. Ecuador concretó, con el Eximbank, un crédito de 1.700 millones (de dólares) para la construcción del Coca Codo, la obra de ingeniería más grande del país", dijo desde China el ministro de Recursos Estratégicos, Jorge Glas.

El acuerdo se concretó tras una dura negociación entre Ecuador y el banco chino, que exigía fuertes garantías al presidente Rafael Correa para aprobar el préstamo.

Correa incluso amenazó con revisar las relaciones con China ante la negativa a la aprobación del crédito, pero finalmente las partes alcanzaron un acuerdo.

En un comunicado, Glas manifestó que la suscripción del acuerdo para la facilitación del crédito se realizó "anteponiendo los intereses soberanos de la nación".

La diferencia del costo de la obra, unos US$290 millones, la asumirá el Estado ecuatoriano.

Ecuador inició también negociaciones con el Banco de Desarrollo de China por US$1.000 millones adicionales para proyectos de inversión, agregó el comunicado sin emitir mayores detalles.

Adicionalmente, China se comprometió a financiar unos US$600 millones para otro proyecto hidroeléctrico de unos 500 megavatios.

El contrato se firmo en tres meses, añadió el ministro en el comunicado.