Londres/Buenos Aires.- Los golpeados bonos de Argentina seguían cayendo el viernes después de que un recorte de calificación soberana por parte de Standard & Poor's activó mecanismos de ventas automáticas de algunos de los gigantescos fondos de pensiones de Alemania.

Los diferenciales de riesgo crecían a niveles no vistos desde 2005 mientras que el peso ampliaba su desplome en lo que va del año a 36%, intensificando los temores sobre la capacidad del Gobierno para honrar su deuda denominada en dólares.

S&P dijo el jueves que la decisión de Argentina de extender "unilateralmente" los vencimientos de sus obligaciones constituye un incumplimiento de pagos, y advirtió que la calificación crediticia soberana en moneda local y extranjera del país a corto plazo pasaría a "default selectivo".

En Buenos Aires, un portavoz del ministerio de Hacienda dijo que el cambio de calificación duraría solo un día, hasta que Argentina publicara un nuevo cronograma de pagos de las obligaciones.

"Una calificación CCC de hecho es más significativa que una de default", dijo Edwin Gutierrez, jefe de deuda soberana de mercados emergentes de Aberdeen Standard.

Para muchas instituciones financieras alemanas grandes, la breve rebaja de la nota, al nivel CCC-, implicaba que la deuda argentina es demasiado riesgosa para mantener en cartera bajo las regulaciones de Alemania.

Los bonos de Argentina denominados en euros con vencimiento en 2033 llegaron a desplomarse casi 4,7 centavos mientras que los títulos a 2027 descendían casi 2 centavos.

En tanto, el peso se hundía a las 1343 hora local (1643 GMT) un 1,65% a 58,87 por dólar, ampliando la caída en lo que va de 2019 a 35,96%.

"Una calificación CCC de hecho es más significativa que una de default", dijo Edwin Gutierrez, jefe de deuda soberana de mercados emergentes de Aberdeen Standard.

"Los fondos de pensión alemanes no pueden mantener (deuda con nota) CCC, ese es el mayor detonante de las ventas", dijo, agregando que las normas no eran tan estrictas sobre bonos bajo default.

El denominado "bono centenario" de Argentina que vence en 2117 se negociaba en un mínimo histórico debajo de 39 centavos por dólar de valor nominal, mostrando el tipo de quita que esperan los mercados.

Las ventas del viernes extendían las pérdidas de los mercados argentinos después de que el presidente liberal Mauricio Macri fue derrotado ampliamente en las elecciones primarias de este mes por el opositor peronista Alberto Fernández.

Las elecciones generales, en las que Fernández ahora se presenta como un posible claro ganador, serán el 27 de octubre.

Los inversores temen que un regreso del peronismo de centroizquierda al poder pueda augurar una nueva era de fuerte intervención gubernamental en la tercera mayor economía latinoamericana.

También sospechan que el plan para extender los plazos de la deuda hará poco más que comprar tiempo, y podría no servir para impedir un default más serio en algún futuro.

Los diferenciales que miden el riesgo de la deuda argentina aumentaban 212 puntos básicos a 2.483 unidades el viernes, récord desde 2005, de acuerdo con el índice EMBI Plus de J.P. Morgan.

El viernes, el banco central dijo que comenzaría a comprar deuda de corto plazo de los fondos de inversión locales afectados por el plan del gobierno para extender los vencimientos de las obligaciones.

Los fondos estaban ajustando sus operaciones para poder operar "con normalidad", de acuerdo con un comunicado publicado el jueves por el organismo regulador de valores de Argentina.

El banco central ha usado alrededor de 10.000 millones de dólares de sus reservas este mes para pagar vencimientos de deuda que los atemorizados inversores dejaron de refinanciar y para abastecer de divisas al alterado mercado cambiario local.