Los mayores impactos que recibió la canasta básica familiar en el mes de agosto se dieron nuevamente en el grupo de alimentos, entre los que se destacan los lácteos, cuyos aumentos de precios se relacionan al periodo estacional de invierno en que se registran una menor producción de leche.

Por otra parte, en la última semana de agosto, la harina y panificados también sufrieron un importante aumento por efecto de la suba del precio del trigo. La asociación de panaderos explicaba que el aumento del 20% en harinas y panificados se debe a un ajuste por el incremento de más del 50% en el precio del trigo que el sector viene absorbiendo desde comienzo de año.

Otro producto de la canasta que viene registrando incremento sostenido en sus precios es la carne vacuna; esto obedece a una reducción del ritmo de faena, produciendo una menor oferta de cortes vacunos en el mercado doméstico. Por otro lado, la reapertura del mercado chileno y actualmente las condiciones para exportar a la Unión Europea mantienen al alza las expectativas con respecto a los precios de la carne vacuna para la segunda parte del año.

Cabe recordar que la inflación en el mes de julio fue del 0,5%, con lo que la tasa interanual llegó al 1,2% por lo que el ente monetario estima llegar cómodamente a su meta del 5% para finales de año. El Banco Central presentará proximamente los datos oficiales de inflación correspondiente a agosto.