Río de Janeiro, EFE. Los economistas del mercado financiero de Brasil mantuvieron estable en el 2,28% su previsión para el crecimiento de la economía brasileña este año, tras diez semanas consecutivas en que la revisaron hacia abajo, se informó este lunes.

Los analistas igualmente mantuvieron estable en el 5,75% su proyección para la inflación de este año en Brasil.

Las nuevas previsiones figuran en la edición divulgada este lunes del boletín Focus, un estudio que el Banco Central realiza semanalmente entre economistas y analistas de un centenar de instituciones financieras.

En cuanto a 2014, los economistas mantuvieron estable en el 2,60% su proyección para la expansión del Producto Interior Bruto (PIB) y elevaron ligeramente, desde el 5,87% la semana pasada hasta el 5,88% en la edición divulgada hoy, la previsión para la inflación.

La previsión para el crecimiento de Brasil en 2013 venía siendo reducida semanalmente por los economistas desde que, a mediados de mayo, el gobierno divulgó que la economía del país sólo creció un 0,6% en el primer trimestre del año, por debajo de las expectativas tanto de los analistas como del gobierno.

El Ministerio de Hacienda en un informe sobre la ejecución del presupuesto divulgada la semana pasada redujo su previsión para el crecimiento del PIB este año desde el 3,5% hasta el 3%. El Banco Central ya había reducida la suya el mes pasado desde el 3,1% hasta el 2,7%.

Las nuevas previsiones indican que los economistas ya no esperan el fuerte crecimiento que preveían para 2013, sino una ligera recuperación luego de la desaceleración de los dos últimos años.

Tras haber registrado una expansión del 7,5% en 2010, el crecimiento de la economía brasileña fue del 2,7% en 2011 y sólo del 0,9% el año pasado.

En cuanto a la inflación, la previsión de que el índice será del 5,75% este año muestra que los analistas esperan una ligera desaceleración, dado que el índice se ubicó en el 5,84% en 2012.

Las proyecciones de los economistas indican que la inflación tanto en 2013 como en 2014 estará por encima del centro de la meta del Gobierno, del 4,5% anual, aunque dentro del margen de tolerancia, que es de 2 puntos porcentuales, lo que permite que el índice llegue hasta el 6,5%.

El aumento de los precios en los primeros meses del año y la amenaza de que la inflación superara el techo de la meta obligó al Banco Central a iniciar hace tres meses un proceso de elevación gradual de las tasas de intereses.