Buenos Aires. La economista Mercedes Marcó del Pont, propuesta como nueva presidenta del Banco Central de Argentina, dijo este jueves que mantendrá la actual política monetaria impuesta por la entidad rectora.

El miércoles, la presidenta del país, Cristina Fernández, quien confirmó la remoción de Martín Redrado al frente del Banco Central, dijo que propondría como jefa de la entidad a la economista, conocida por sus posturas heterodoxas y con escasa llegada al mercado financiero.

"Quiero transmitir tranquilidad, estamos pensando en políticas de mantenimiento de la política monetaria y cambiaria (con un) tipo de cambio administrado", dijo en declaraciones a periodistas.

"Todos saben que estoy convencida de que el Banco Central y la política monetaria, cambiaria y financiera son instrumentos fundamentales para la política de desarrollo" añadió.

Tras la propuesta de Marcó del Pont como titular del organismo emisor, operadores dijeron que los activos argentinos sufrieron importantes caídas, aunque los mercados ya estaban cerrados.

El jueves, el riesgo país argentino se ubicaba en 763 puntos básicos sobre los bonos del Tesoro estadounidense a las 1339 GMT, con un incremento de 12 puntos respecto a la jornada previa.

"Creo en la autonomía operativa del Banco Central, pero creo que no puede ser independiente del conjunto de políticas económicas", afirmó Marcó del Pont.

Redrado fue desplazado de su cargo luego de un duro enfrentamiento con el Gobierno, tras oponerse a utilizar reservas de la entidad monetaria para pagar deuda pública.

Las reservas internacionales del Banco Central totalizaban US$ 48.059 millones al 1 de febrero.

La designación de la economista ligada al gobierno deberá contar con la aprobación del Senado. Marcó del Pont ocupa actualmente la presidencia del estatal Banco de la Nación.

Por su parte, el ministro de Economía Amado Boudu, dijo en declaraciones radiales que "la acumulación de reservas es una buena política para el país, (pero) otra cosa es acumular reservas excedentes que pueden ser utilizadas en otros sentidos más prósperos para el país".

El gobierno apunta a la creación del denominado "Fondo del Bicentenario" con US$6.569 millones provenientes de las reservas de la entidad monetaria, para afrontar pagos de deuda en momentos en que enfrenta un financiamiento ajustado.