Buenos Aires. El anunciado canje de deuda incumplida de Argentina por US$20.000 millones es un proceso que continúa y se hará "lo más rápido posible", dijo el miércoles el ministro de Economía, Amado Boudou

"Lo importante es que es un procedimiento que no se detiene, que ya está en marcha", afirmó en declaraciones a la agencia Reuters.

De esta manera, el ministro salió al cruce de analistas que pusieron en duda una rápida concreción de la operación por una crisis entre el gobierno y el Banco Central, por el uso de reservas como garantía del pago de deuda.

El canje se va a lanzar "lo antes posible. Estamos esperando la respuesta de la SEC (regulador bursátil de Estados Unidos). Ahí seguramente habrá alguna devolución donde habrá que hacer alguna modificación o no, y bueno ese va a ser el momento del lanzamiento".

Funcionarios de alto rango del Ministerio de Economía de Argentina mantenían contacto con bancos e inversores minoristas en México y en Londres, respectivamente, dijo Boudou.

"Estamos dándoles señales muy fuertes a los mercados de que la decisión que tuvo la presidenta (Cristina Fernández) de reabrir el canje no tiene ninguna alteración", explicó.

El ministro aseguró que despejar los problemas de Argentina en términos de financiamiento significa hacer un canje exitoso, y que espera un piso de aceptación del 60% para la oferta de canje.