Buenos Aires. El año pasado, el stock de créditos de todo el sistema financiero a los gobiernos pasó de US$2.845,9 millones a US$4.558,7, lo que implica un crecimiento de US$1.712,8 millones, señala un informe de la firma Curat, Martínez Larrea & Asociados.

"La baja performance de la recaudación impositiva tanto a nivel nacional como provincial tuvo en 2009 impacto directo en el sistema financiero”, dijo Pablo Curat, socio de la firma a La Nación. “Los depósitos del sector público en los bancos cayeron 1% (lo que implica una caída real de aproximadamente el 15%) y, por el contrario, los préstamos del sistema bancario a los gobiernos aumentaron casi 60%", agregó el analista al periódico argentino.

Curat explica que los bancos oficiales y sobre todo el Banco Nación, el principal financista del sector público.  Esto gracias a una modificación legal que permite a esta entidad financiera prestar dinero al gobierno por hasta un máximo equivalente al 30% de los depósitos públicos.

Dicha situación contrasta con años anteriores. Por ejemplo, en 2008, la tasa de crecimiento del crédito al sector público fue de de 3%, mientras que en 2007 había sido negativa (es decir, había habido cancelación neta de préstamos) en un 23%.