Buenos Aires. El ministro de Planificación de Argentina consideró como “una necesidad” los millones de dólares que destina el gobierno anualmente para subsidiar a los sectores de la energía y el transporte.

Durante 2008, los subsidios sumaron un total de 25.000 millones de pesos (US$6.500 millones) para transporte, electricidad, gas y otras áreas.

Los subsidios mantienen los precios de la energía y los transportes artificialmente bajos, lo que hace de Argentina uno de los países menos caros del mundo.

De Vido dijo que reducir los subsidios sería difícil para los pobres del país y podría llevar dentro de tres meses a una caída del 50% en la utilización de los transportes públicos.