El ministro de Economía de Argentina, Hernán Lorenzino, afirmó que los acreedores de deuda que litigan contra el país sudamericano en tribunales estadounidenses no verán a la nación "de rodillas" tal como lo desean.

En declaraciones publicadas este domingo por medios locales, el ministro aseguró que Argentina seguirá "pagando" sus compromisos de deuda como lo ha "hecho hasta ahora, en los mismos términos".

Lorenzino aseveró que hay sectores que "quieren que Argentina vuelva a endeudarse para ver nuevamente a su pueblo de rodillas, pero no lo van a lograr".

Ésta es la primera reacción oficial del Gobierno de Cristina Fernández luego de que el pasado viernes la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito de Nueva York confirmara un fallo de primera instancia del juez Thomas Griesa que obliga a Argentina a pagar a fondos de inversión litigantes el ciento por ciento de la deuda reclamada, sin quitas ni plazos de pago.

La ejecución de la sentencia, sin embargo, queda en suspenso hasta tanto la Corte Suprema de los Estados Unidos se pronuncie sobre la cuestión.

El telón de fondo del litigio es el cese de pagos de una deuda de más de US$100.000 millones que las autoridades argentinas decretaron a inicios de 2002, en medio de una grave crisis económica y social.

A través de dos procesos de canje, en 2005 y 2010, se logró una adhesión del 93% para reestructurar la deuda en mora, con una quita del 65%, fuertes ahorros en intereses y plazos de pago extendidos.

Pero grandes fondos de inversión que no adhirieron a la reestructuración demandaron a Argentina en Nueva York y le reclaman el pago de deudas por US$1.330 millones.

El país sudamericano ha propuesto en los tribunales estadounidenses pagar a los fondos litigantes bajo los mismos términos y condiciones que lo hace con los acreedores que sí han aceptado los canjes, pero los querellantes rechazaron esa posibilidad.