Buenos Aires. Argentina prevé lanzar su demorado canje de deuda impaga por US$20.000 millones antes de fin de marzo, ya que los procesos de autorización transcurren normalmente, dijo el secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino.

El funcionario ratificó que las tareas apuntan a lograr el retorno del país sudamericano a los mercados internacionales de créditos, de los cuales está prácticamente aislado.

Los trámites están "transcurriendo por sus carriles normales y estamos muy confiados en que muy pronto vamos a tener todas las aprobaciones para estar lanzando la oferta de la mejor manera y lo antes posible. Estamos apuntando a marzo", dijo en una entrevista con radio Cadena Eco.

Lorenzino enfatizó que "Argentina está embarcada en una hoja de ruta que tiene como objetivo la reinserción en los mercados internacionales no solamente para financiar al sector público sino también al privado".

La operación contempla el canje de deuda impaga remanente de la reestructuración del 2005, cuatro años después de que Argentina declarara una monumental cesación de pagos por unos US$100.000 millones.

Lorenzino descartó que el actual conflicto entre el Gobierno, el Congreso y la Justicia por el uso de reservas del Banco Central como garantía de pago de deuda complique la operación, por la que se espera principalmente la aprobación de la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés).

"Estamos en el proceso de aprobación ante distintos entes reguladores, entre ellos la SEC. Vamos muy bien y cuando tengamos novedades de parte de ellos lo vamos a comunicar", dijo.

Lorenzino agregó que "estamos avanzando en la forma prevista en cada organismo regulatorio donde presentamos la documentación. No estamos enfrentando ningún problema".

Los tenedores de bonos impagos son básicamente de Estados Unidos, Japón y europeos, incluyendo a los llamados "fondos buitres" que también accionarion judicialmente contra Argentina.

Una fuente cercana a las negociaciones del canje dijo el viernes a Reuters que la gigantesca operación está lista y que sería inminente el visto bueno de la SEC, lo que alienta la firmeza en los precios de los bonos soberanos.

"Hoy la prioridad es el canje, los mercados están mirando eso", acotó Lorenzino en sus declaraciones radiales.

Argentina busca normalizar sus relaciones con el mundo financiero en momentos de estrechez fiscal para luego regresar al mercado voluntario de crédito y cubrir sus necesidades de financiamiento.