Buenos Aires. El titular del Banco Central argentino, Martín Redrado, ratificó este  jueves que seguirá en su cargo, pese al enérgico pedido de renuncia del gobierno, que desató una inesperada crisis política que podría enturbiar el retorno del país al mercado de capitales.

La presidenta Cristina Fernández acusó a Redrado de demorar la liberación de US$6.569 millones de reservas para garantizar el pago de la deuda pública, en momentos en que el país busca normalizar su situación financiera con un nuevo canje de bonos incumplidos por US$20.000 millones.

Redrado se ha negado a transferir los fondos a la espera de un informe del Congreso, que es el único organismo público que tiene el poder de desplazar a un presidente del Banco Central.

"Vamos a seguir trabajando (... en el) Banco Central para garantizar (...) la estabilidad monetaria, la estabilidad financiera, la previsibilidad cambiaria, elementos indispensables para asegurar el crecimiento y la tranquilidad de todos los argentinos", dijo Redrado a la prensa a la salida de su domicilio.

Los partidos de la oposición, que prácticamente controlan el Congreso, cerraron filas para apoyar a Redrado, un economista respetado por los mercados y que tiene mandato al frente del Banco Central hasta septiembre próximo.

El gobierno dijo que el economista Mario Blejer, un ex presidente del Banco Central con una carrera de más de dos décadas en el Fondo Monetario Internacional, reemplazará a Redrado una vez que deje su puesto.

La entidad estará "realizando aportes profesionales para la ejecución y la implementación del 'Fondo del Bicentenario' (para el pago de la deuda), vamos a seguir trabajando en esa instrumentación realizando aportes profesionales", agregó Redrado sin hacer más declaraciones.

La solicitud de renuncia hizo subir el miércoles el riesgo país, a contramano de la tendencia de otros mercados emergentes, y presionó una baja tanto del peso como de las acciones y bonos. "Los mercados están cargados de incertibumbre, hasta que no se clarifique la situación, será difícil ver una tendencia real. Por ahora algunos optan por vender (activos)", dijo un operador bancario.

Orden. La presidenta Fernández ordenó la conformación del fondo para el pago de deuda a través de un decreto, pero Redrado pretende el aval del Congreso para liberar los fondos requeridos por el gobierno, con el fin de evitar problemas judiciales en el futuro.

El gobierno de Cristina Fernández decretó la conformación del fondo ante el debilitamiento de la economía y el gris panorama fiscal previsto para este año.

Si Redrado se queda en su puesto para resistir la entrega de reservas para el pago de deuda, el gobierno podría verse forzado a usar sus ingresos para cumplir con las fuertes obligaciones que enfrenta este año.

Eso podría generar presión sobre el presupuesto y sobre el gasto en planes sociales, uno de los pilares de la administración de Fernández.

Una pelea prolongada también podría complicar la capacidad del gobierno de encontrar un sucesor calificado para Redrado.

El ministro de Economía, Amado Boudou, dijo en la víspera que, para el gobierno, Redrado ya está fuera de funciones, porque en el pasado puso su renuncia a disposición y ahora había sido aceptada.

Críticas internas. En tanto, el vicepresidente del Banco Central, Miguel Angel Pesce, tomó distancia de Redrado, al advertir que “una norma que tiene rango de ley debe ser cumplida”.

 “Esperamos que el presidente nos informe por qué ha tomado esta actitud y cada quien expresará su opinión”, dijo Pesce, en referencia a la reunión de directorio de este jueves.

 “Si bien el Banco Central es autónomo en sus decisiones respecto del Poder Ejecutivo, no es autónomo de la Constitución nacional ni del orden institucional”, dijo a una radio local, consigna Cronista

Además, la Asociación de Bancos Privados de Argentina (Adeba) también le quitó el respaldo a Redrado, avalando el pedido de renuncia para contribuir a la "institucionalidad" y a "la estabilidad del sistema financiero".

Adeba es presidida por el banquero Jorge Brito, quien tiene un estrecho lazo de amistad con el ex presidente argentino Néstor Kirchner, esposo de la actual mandataria.

Con información de Reuters