Buenos Aires. Argentina presentó un nuevo documento previo a la reapertura de un canje de deuda en cesación de pagos por US$20.000 millones, anunció el ente regulador bursátil de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés).

Los cambios en el nuevo documento, un paso necesario para la reapertura de la reestructuración de deuda impaga del país, fueron mínimos respecto a la presentación anterior ante el regulador, dijo a Reuters una fuente que ha seguido de cerca el trámite.

Argentina busca reabrir una reestructuración realizada en 2005 para reconciliarse con el mercado de deuda internacional, después de caer en cesación de pagos hace ocho años, en momentos en que las finanzas del país están ajustadas.

Con el canje, Argentina busca regularizar la situación con los tenedores de bonos impagos que rechazaron la oferta en la reestructuración realizada hace cinco años y al mismo tiempo recaudar por lo menos US$1.000 millones en fondos frescos.

Riesgo país. La noticia provocó una fuerte caída del riesgo país de la banca JP Morgan, que mide el diferencial de tasa entre bonos locales y similares de Estados Unidos.

El indicador perforó hacia abajo la barrera de los 700 puntos básicos.

"Todo lo que ayude al canje es favorable. Es muy posible que se concrete (rápidamente su lanzamiento), será positivo para el mercado y el riesgo país caerá de manera importante. A todos les conviene que el canje salga adelante", dijo Roberto Drimer, analista de la consultora Vatnet.

El miércoles, un juez federal de Argentina otorgó al gobierno una victoria temporal en la disputa sobre el uso de las reservas del banco central, al ordenar restituir a una senadora oficialista su cargo en el ente que fiscaliza el uso de decretos presidenciales.

El mandato retrasa en efecto una iniciativa de los partidos de oposición para votar en contra del controvertido decreto presidencial que recientemente transfirió US$6.600 millones en reservas del banco central al Tesoro de la Nación.