Buenos Aires. Argentina se comprometió este martes a pagar los US$13.000 millones en deuda que vencen este año, pese a tener bloqueado el acceso a las reservas internacionales del banco central del país.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo en una radio local que la deuda se pagará en 2010, independiente del estado del juicio sobre un decreto del gobierno para remover de su cargo al presidente del banco central, Martín Redrado.

Redrado, que dirige la institución desde 2004, buscó la protección de los tribunales luego que la presidenta Cristina Kirchner lo destituyera por negarse a la solicitud de destinar US$6.500 millones en reservas internacionales para el pago de deuda del país.

El Congreso argentino, dominado por partidos de oposición, ha cuestionado los decretos de emergencia promulgados por la presidenta la semana pasada en virtud de los cuales destituía a Redrado y creaba el Fondo Bicentenario.

Según el jefe de Gabinete, al no comprender las medidas que se están tomando respecto de la creación del fondo, el país puede perder por lo menos US$13,5 millones por cada US$100 millones que se coloquen en el mercado.

"Lo que Martín está haciendo es una payasada, se equivoca y duro", dijo el jefe de Gabinete. "Yo no opino, trabajo", le contestó Redrado.

La jueza María José Sarmiento, que bloqueó los decretos y restituyó a Redrado mientras analiza el asunto, se comprometió a tomar una decisión con rapidez.

Aníbal Fernández también acusó a la jueza de tener "respuestas políticas, cuando en realidad debería tener respuestas judiciales".

Temores. En tanto, inversores comenzaron lentamente a desprenderse de títulos de un país que ocho atrás decretó la mayor cesación de pagos de la historia y que quiere hacer frente a sus problemas fiscales emitiendo nueva deuda, para lo que tiene previsto realizar este mes un canje de bonos incumplidos por 20.000 millones de dólares.

"No hay dudas que el conflicto ya está llevando al desarme de algunas posiciones de títulos públicos, al no observarse una definición rápida con el tema de las reservas", dijo a la agencia Reuters Hernán Labrone, analista de Fénix Compañía Financiera.

El riesgo país de Argentina trepaba 26 unidades hasta los 708 puntos básicos, en la mayor subida entre los países emergentes al punto más alto en cuatro semanas, y los títulos locales arrojaban pérdidas de 0,7%.

Las agencias Fitch y Moody's dijeron este lunes que el conflicto político podría demorar la operación del canje de bonos incumplidos cuyos tenedores no ingresaron a una reestructuración en el 2005.

La pelea por las reservas y la presidencia del Banco Central, que han debilitado la posición en el gabinete del ministro de Economía, Amado Boudou, "puede hacer que el mercado caiga y que eso termine conspirando contra la oferta".

Economistas también expresaron temores sobre la posibilidad de un embargo judicial a reservas argentinas en el caso de que sean cedidas al gobierno por el Banco Central, ya que inversores perjudicados por el incumplimiento del 2001/2002 buscan desde entonces un resarcimiento de la justicia para sus cuantiosas pérdidas.

Con información de Reuters y Dow Jones