Buenos Aires. El presidente del banco central de Argentina, Martín Redrado, no renunciará a su cargo, prolongando de esta manera la crisis que lo mantiene enfrentando con el gobierno de Cristina Fernández por el uso de reservas para garantizar el pago de la deuda del país.

Los líderes del opositor Unión Cívica Radical (UCR), que en un comienzo habían apoyado a Redrado y que ahora consideran insostenible su continuidad, informaron que el responsable del Banco Central no piensa en abandonar su cargo.

El senador de la UCR Ernesto Sanz se reunió con Redrado, asegurando que éste no ha renunciado ni ha pensado en renunciar. Según el legislador, el Congreso es el que debe autorizar su remoción.

Fernández solicitó su renuncia producto de los retrasos en la transferencia de parte de los US$6.600 millones en reservas internacionales del banco central a la Tesorería General de la Nación para el pago de deuda que vence en 2010.

La presidenta autorizó la transferencia a fines de diciembre, pero el banco central la había postergado en medio de controversias en el Congreso y la amenaza de demandas.

Receso. En tanto, varios de los principales partidos opositores de Argentina se unieron para pedir a la presidenta que suspenda el receso de verano del Congreso para discutir la actual crisis del banco central.

Felipe Solá, presidente del Peronismo Federal, declaró que los bloques opositores están unidos.

Los partidos de oposición señalaron que confirman su opinión de que los dos decretos firmados por la presidenta que iniciaron la crisis, son nulos e ilegales, añadió Solá.

El primer decreto autorizó el uso de reservas, mientras que el segundo removió a Redrado por postergar esa transferencia.  Ambas disposiciones fueron paralizadas por orden judicial.

Con información de Dow Jones Newswires