Buenos Aires. Un tribunal argentino extendió este lunes la suspensión temporal de dos decretos presidenciales sobre el Banco Central, en un nuevo traspié para el gobierno de Cristina Fernández.

La jueza en lo contencioso administrativo, María José Sarmiento, mantuvo el congelamiento sobre las reservas extranjeras del banco central y ratificó al presidente de la entidad, Martín Redrado, en su cargo.

Sarmiento decidió transformar el procedimiento cautelar en ordinario, lo que en la práctica se traduce en que no deberá pronunciarse dentro de 48 horas como solicitaba el gobierno de Fernández, sino que podrá tomarse el tiempo que estime necesario.

Como primera medida, la jueza dio al gobierno y la oposición –que había solicitado el congelamiento de las reservas- cinco días para aportar evidencia adicional antes de decidir sobre la apelación del gobierno, según informó el canal de televisión TN.

La semana pasada, un tribunal suspendió un decreto firmado por la presidenta Cristina Fernández que permitía la transferencia de US$6.570 millones en reservas extranjeras del banco central para crear el fondo para garantizar el pago de deuda.

El gobierno dijo que el Fondo Bicentenario permitiría una mejor negociación para el canje de títulos en incumplimiento por US$20.000 millones previsto para ser lanzado este mes.

Sin embargo, Redrado demoró el traspaso, aconsejado por el departamento jurídico de la entidad. Si bien había sido destituido por la presidenta Fernández, fue restituido en el cargo por decisión de la misma jueza que bloqueó la constitución del fondo.

Inversionistas y analistas temen que el conflicto pueda interferir con los planes para cerrar acuerdos con los tenedores de deuda incumplida del país, importante paso para que Argentina regrese a los mercados internacionales de capital.

Fernández defiende fondo. Previamente, Fernández había defendido la creación de un fondo, indicando que permitirá asegurar el éxito de un anunciado canje de bonos en incumplimiento.

La mandataria dijo que el fondo  también mejorará las condiciones del país para acceder a financiamiento. "Creamos este fondo para garantizar con nuestras reservas la deuda que tiene nuestro país para saldar en este año", dijo Fernández.

"Argentina necesita imperiosamente salir del 'default' (...) para conseguir financiamiento más barato en todas partes del mundo. Este simple y sencillo es el objetivo que esta presidenta tuvo al crear el fondo del bicentenario", agregó Fernández.

La mandataria llamó a la oposición a colaborar con la creación del fondo, "a no ser que quieran boicotear al gobierno", afirmó. Además, dijo que "hay una formidable maniobra" que involucra a jueces, medios de comunicación y opositores.

Crisis afectaría calificación. La pugna podría tener implicancias negativas adicionales para la calificación crediticia del país debido a que afecta su credibilidad monetaria, fiscal e institucional, advirtió este lunes Fitch Ratings.

"Éste es específicamente el caso si aumenta la salida de fondos, la moneda se ve sometida a una mayor presión y los niveles de reservas internacionales se desploman", dijo el director del grupo de deuda soberana de la calificadora, Casey Reckman, en un comunicado.

Si las negociaciones con los tenedores de bonos tienen éxito, Fitch señaló que podría elevar la calificación crediticia de Argentina de "incumplimiento restringido".

Sin embargo, "es probable que las calificaciones de deuda soberana permanezcan en una categoría de elevada especulación producto de su débil marco de política macroeconómica, limitada flexibilidad financiera y los índices de deuda gubernamental, aún elevados" respecto de otros países con calificación similar, precisó.