Buenos Aires. Los diferenciales de los bonos argentinos se incrementaban el martes por un rumor sobre la eventual renuncia del ministro de Economía, Amado Boudou, por discrepancias con otros funcionarios del gobierno, aunque un portavoz oficial desmintió la versión.

Medido por el índice EMBI+ de la banca JP Morgan, el riesgo país argentino se incrementaba el martes 30 unidades a 814 puntos. En tanto bono Descuento perdía 3,375 puntos en su precio a un nivel cercano a su mínimo en seis meses de 61,50.

"La respuesta es no, seguimos trabajando como siempre", dijo a la agencia Reuters un vocero del Ministerio de Economía interrogado sobre si el funcionario consideraba dejar su cargo.

Agregó que Boudou se encontraba en la Casa de Gobierno y luego tendría un encuentro en el despacho con representantes de universidades.

El analista de la estadounidense RBS Securities Boris Segura dijo que el incremento de los diferenciales de Argentina se debía a "conversaciones en el mercado de que Boudou se está yendo", aunque añadió que según su visión el ministro permanecería en el cargo.

"El está políticamente muy débil, (pero) me sorprendería si se va. Si este es el caso, se señalaría que el poder no acompaña la dinámica del canje y que a ellos no les importa sobre las consecuencias de posponer la operación", añadió Segura, sobre un propuesto canje de deuda impaga de Argentina por US$20.000 millones.

Pugna interna. El diario Clarín, enfrentado con el gobierno y duro crítico de Boudou, reportó este martes que el ministro mantiene una dura puja con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, un funcionario de confianza del ex presidente Néstor Kirchner, de fuerte influencia en el gobierno de su esposa y sucesora, Cristina Fernández.

"La interna Boudou-Moreno y los rumores de una posible renuncia de Boudou le pega a los bonos, pero cierto es que por ahora son sólo rumores periodísticos", expresó un analista del mercado local, que agregó que "la caída del mercado en general también obedece a temas externos, por los problemas en las economías como Japón y Grecia".

El canje de deuda, al que Boudou ha aplicado un gran esfuerzo desde que llegó al Ministerio de Economía en julio, es visto como una operación clave para despejar los problemas de financiamiento que Argentina afronta este año, cuando deberá hacer frente a vencimientos de deuda por unos US$15.000 millones.