Madrid. Ecuador recibió 6.425 españoles en 2012, lo que supone el 11,39% del total de 56.392 personas que abandonaron España ese año, con lo que se consolidó como primer destino de los emigrantes nacionales, según la patronal de las agencias privadas de colocación, Asempleo.

Según su último Informe Regional del mercado laboral, que analiza los movimientos migratorios de los ciudadanos residentes en España, los españoles eligieron Ecuador por la "fuerte" campaña que el país andino viene realizando desde hace años para reclutar mano de obra cualificada, y por el retorno de ciudadanos ecuatorianos que obtuvieron la nacionalidad española.

Por países, Reino Unido fue el segundo país que recibió más españoles en 2012 (6.351), seguido de Francia (5.454) y Alemania (4.392).

De acuerdo con el informe, 26.968 emigrantes españoles eligieron Europa; 24.259, América; 2.728, Asia; 1.848, África y 584, Oceanía.

Asimismo, en el continente americano también destacan los desplazamientos a Estados Unidos (3.961 españoles llegaron en 2012), Argentina (2.069), Colombia (1.562), Brasil (1.175) y Perú (1.146).

Asempleo resalta que aunque la emigración española continúa en aumento, en 2012 creció sólo 6,7% interanual, mientras que en 2011 lo hizo 41,7%.

El estudio también señala que siete de cada diez emigrantes españoles en 2012 estaban en edad de trabajar.

Por franjas de edad, los que más emigraron fueron los que tenían entre 25 y 34 años, con 15.111 salidas, y el colectivo comprendido entre 35 y 44 años, con 11.893 salidas.

Por otra parte, respecto a 2011 el número de emigrantes creció en 11 de las 17 comunidades autónomas, en mayor medida en Murcia (27,8%) y en Baleares (23,6%).

Entre las que redujeron el número de salidas al extranjero destacaron Castilla y León (15,4%), Galicia (7,9%) y País Vasco (7,3%).

El estudio también analiza las regiones que más han incrementado su número de emigrantes desde que se iniciara la crisis y concluye que son Murcia (216%), Navarra (208,7%) y la Comunidad Valenciana (145,7%).

Asempleo cree que su informe "evidencia la importante salida de población desde nuestro país hacia otros, motivada por la falta de expectativas laborales", aunque matiza que es "imposible" determinar cuántas de esas migraciones responden a la búsqueda de empleo.