Brasilia.- El Banco Central (BC) de Brasil elevó este jueves en forma ligera de 0,8 a 0,9% su previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para el presente año, así como al 1,8% para el 2020.

Las proyecciones están incluidas en el Informe Trimestral de Inflación publicado este jueves en Brasilia, que prevé una mejora en el ritmo de crecimiento el próximo año. "Para el PIB de 2020, aún con un alto grado de incertidumbre, se proyecta un crecimiento del 1,8%", señaló el informe del BC.

"Cabe destacar que esta perspectiva está condicionada al escenario de continuidad de las reformas y ajustes necesarios en la economía brasileña y presupone que el ritmo subyacente de crecimiento de la economía, que excluye los efectos de los estímulos temporales, será gradual", agregó.

Según el documento, el mejor resultado que lo esperado en el PIB para el segundo trimestre del año, favoreció el ajuste en la estimación para 2019.

El informe destacó la expectativa de un aumento en la producción de petróleo y la recuperación continua de la producción de mineral de hierro.

El pronóstico de crecimiento de la agricultura y la ganadería para este año pasó a su vez del 1,1 a 1,8%.

La proyección de desempeño de la industria mostró una ligera reducción de 0,2 a 0,1%, con un retroceso en la estimación para la industria extractiva y un aumento o estabilidad en otros sectores.

La previsión de crecimiento para la producción y distribución de electricidad, gas y agua se mantuvo en el 2,8%, mientras que para el consumo de hogares se modificó del 1,4 al 1,6%.

Por su parte, la proyección de crecimiento de la Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF) se redujo del 2,9 al 2,6%.

La estimación de las exportaciones de bienes y servicios pasó de un crecimiento del 1,5%, en el informe publicado en junio anterior, a una baja del 0,5%, mientras que para las importaciones se modificó del 3,8 al 1,9%. "El retroceso en la proyección de las exportaciones refleja una reducción en el pronóstico de las ventas de petróleo en el exterior y la profundización de la crisis en Argentina, importante destino de los bienes industrializados", apuntó el informe.

En este escenario, indicó el documento, las contribuciones de la demanda interna y del sector externo a la evolución del PIB en 2019 se estiman en 1,2 y 0,3 puntos porcentuales, respectivamente.

La previsión para 2020 es de un crecimiento del PIB estimado en 1,8%, impulsado por la demanda interna.

El BC espera que las actividades agrícolas, industriales y de servicios avancen el año próximo un 2,6%, un 2,2% y un 1,4%, respectivamente.

El informe destacó la expectativa de un aumento en la producción de petróleo y la recuperación continua de la producción de mineral de hierro.

Las tasas de crecimiento esperadas para la Formación Bruta de Capital Fijo y el consumo de los hogares son de un 2,9 y un 2,2%, respectivamente.

Las exportaciones e importaciones de bienes y servicios crecerían a su vez un 1,7 y un 1,6% el año próximo, respectivamente.