La junta directiva del Banco de la República decidió mantener la tasa de interés de referencia en 3,25%. El anuncio fue hecho por el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas Santamaría y el gerente del Emisor, José Dario Uribe.

Para esta decisión, la Junta tomó en consideración que “las cifras de tercer trimestre indican que el crecimiento de un buen número de economías avanzadas ha mejorado, al tiempo que las economías emergentes crecen menos que el año anterior”, asimismo el “precio internacional del petróleo continúa en niveles altos y las cotizaciones de algunos productos básicos que importa Colombia han caído”.

“El crecimiento del PIB de Colombia en el segundo trimestre fue superior al proyectado. Por el lado de la demanda interna, tanto la inversión como el consumo de los hogares y el gobierno mostraron un mayor dinamismo. Asimismo, el crecimiento real de las exportaciones superó al de las importaciones, hecho que no se registraba desde el segundo trimestre de 2009. Por el lado de la oferta, con excepción de la construcción, todos los sectores económicos se expandieron a un mayor ritmo que en el trimestre anterior, destacándose el sector agropecuario. La industria, con trilla de café, creció a una tasa positiva luego de haberse contraído durante tres trimestres consecutivos”.

Igualmente, “el crédito bancario crece a tasas estables superiores a las del PIB nominal. En términos reales, las tasas de interés de las distintas modalidades del crédito se encuentran por debajo de sus promedios históricos (exceptuando la de las tarjetas de crédito). Las condiciones financieras generales, sin embargo, pueden haberse ajustado como resultado del encarecimiento del financiamiento externo”.

En agosto la inflación anual (2,27%) estuvo en línea con lo estimado por el equipo técnico y el promedio de inflaciones básicas se mantuvo estable en 2,5%. El promedio de las expectativas de inflación de los analistas y las calculadas a partir de las tasas de los títulos de deuda pública es similar a la meta de inflación de 3%.

Finalmente, teniendo en cuenta la reciente evolución de la tasa de cambio y la existencia de una postura monetaria expansiva se decidió ajustar el programa de compra de reservas internacionales y acumulará hasta US$ 1.000 millones entre octubre y diciembre de este año.