Lima.- El Banco Central de Perú mantuvo este jueves su tasa de interés en un 2,25% tras la reunión de política monetaria de marzo, distanciándose de una ola de recortes de otros bancos centrales en medio del temor por los efectos del coronavirus.

El organismo dijo que tomó esta decisión, como esperaba la mayoría del mercado según un sondeo de Reuters, mientras mantiene la proyección de inflación anual en 2,0%, con un sesgo a la baja por un crecimiento menor de la demanda interna.

La entidad monetaria añadió además en un comunicado que en los dos primeros meses del año la inversión pública se elevó y los indicadores de actividad económica muestran una modesta recuperación. "No obstante, las expectativas empresariales se deterioraron en febrero", agregó.

La economía de Perú creció un 2,16% en 2019, su peor desempeño anual en una década, afectada por una desaceleración de la inversión pública, una caída significativa de la industria pesquera y una menor producción minera.

El banco central dijo asimismo que los riesgos para la actividad económica mundial y local se han acentuado por el impacto del COVID-19 y se ha elevado significativamente la volatilidad en los mercados financieros internacionales.

La economía de Perú creció un 2,16% en 2019, su peor desempeño anual en una década, afectada por una desaceleración de la inversión pública, una caída significativa de la industria pesquera y una menor producción minera.

La actual proyección de expansión económica local para el 2020, realizada por Gobierno hace varios meses, es de un 4%, la misma que será revisada a fines de marzo, según las autoridades.