Tokio. El Banco de Japón inyectó este viernes dos billones de yenes en el mercado monetario a corto plazo mediante operaciones diarias para contribuir a calmar los mercados financieros del país después de que la caída de las bolsas europeas impulsara al yen y afectara a la bolsa de Tokio.

El banco central nipón suministró fondos diarios por primera vez desde el 2 de diciembre de 2009, el día después de crear un instrumento para proporcionar a los bancos efectivos a tres meses a un tipo fijo de 0,1% para frenar la deflación de Japón y aliviar los temores relativos a la crisis en Dubai. El banco central había llegado a inyectar hasta dos billones de yenes en diciembre de 2008, cuando redujo su objetivo de tipos de interés al nivel actual de 0,1%.

El yen subía durante la noche hasta los 87,95 yenes frente al dólar, ya que los inversores salían de activos de mayor riesgo por los problemas de algunos países europeos como Grecia. El Nikkei cerró la sesión con un descenso de 3,1% a 10.364,59 puntos. Además, llegó a tocar un mínimo diario de 10.257.