El gerente del Banco de la República de Colombia, José Darío Uribe, indicó que la Junta del Emisor determinó mantener en su actual nivel de 3,5% las tasas de interés.

Según la entidad, la economía se ha mantenido por un buen sendero para terminar en terreno positivo este año. La decisón del Banco Central fue alentada por los resultados registrados por la industria y el comercio.

El comunicado de la Junta dice que "la inflación anual al consumidor cerró el año con un registro de 2%. Los indicadores de inflación básica (aquella que excluye los precios de los productos más volátiles como los alimentos) continuaron cayendo, mientras que las expectativas de inflación a un año siguen en el rango meta fijado por la Junta, que coincide con el de largo plazo (entre 2% y 4%)".

El Banco central indicó, además, que durante diciembre se observó de nuevo una caída generalizada de los precios de los distintos rubros que componen la canasta, abarcando así una amplia variedad de bienes y servicios. Asimismo, indicó que las perspectivas de mediano y largo plazo para las economías de la región y de otros países emergentes siguen siendo favorables. No obstante, las proyecciones de crecimiento para Venezuela fueron revisadas nuevamente a la baja.

"La información disponible muestra que los niveles trimestrales del PIB se siguen recuperando. A lo anterior se suman señales de recuperación de la demanda agregada como son: la mejoría en el indicador de confianza de los consumidores y de los sectores industriales vinculados con la construcción de obras civiles, la estabilización de los indicadores de capacidad instalada y la recuperación de los niveles de importación de materias primas", dice el informe.

La Junta Directiva espera que el actual nivel de la tasa de referencia continúe estimulando el crecimiento económico en un ambiente caracterizado por un sistema financiero saludable.

Advierte el informe que "seguirá haciendo un cuidadoso monitoreo de la situación internacional, del comportamiento y proyecciones de la inflación y del crecimiento, y reitera que la política monetaria futura dependerá de la nueva información disponible.