México DF. El Banco de México mantuvo este viernes la tasa de interés interbancaria en 4,5% por séptimo mes consecutivo y señaló que las expectativas de inflación aún están ancladas pese a las alzas -mayores a las anticipadas- en algunos precios.

"Hasta el momento, la inflación observada no parece mostrar efectos de segundo orden derivados de las modificaciones tributarias o de las correcciones a los precios y tarifas públicos", indicó el banco central en su comunicado.

La política monetaria dependerá de que la inflación se acerque a la meta del 3% del banco central hacia fines del próximo año, indicó el Banco de México.

La tasa de inflación anualizada de México aumentó más de lo anticipado, al 4,46% en enero respecto del mínimo de cuatro años del 3,57% registrado a fines de diciembre, debido a un alza en los precios de la energía y las tarifas del transporte público.

Sin embargo, la inflación aún se encuentra dentro del rango previsto por el banco de entre el 4,25% y el 4,75% para el primer trimestre.

Los encargados de política monetaria proyectan que la inflación anual aumentará hasta 5,25% en el segundo semestre de 2010 producto de los mayores impuestos y precios de la energía, antes de disminuir hacia la meta del 3% del banco central en el segundo semestre de 2011.

El banco central señaló que las tarifas del transporte público han subido más de lo esperado y que el incremento observado en los precios de algunos productos básicos no puede justificarse por la aplicación de mayores impuestos que entraron en vigencia a comienzos de año.

En diciembre, el gobierno puso fin a un congelamiento a los precios de la gasolina que estuvo vigente por un año y en enero el impuesto al valor agregado se incrementó del 15% al 16%. Además, los impuestos aplicados a la cerveza, los cigarrillos y las apuestas también se incrementaron a comienzos de año.

El Banco de México anunció este viernes que espera que una débil economía limite las presiones inflacionarias este año.

La decisión de la tasa no provocó mayor sorpresa. La mediana de las estimaciones de un sondeo realizado por Dow Jones Newswires a 25 economistas apuntaba a que el banco central mantuviera su tasa interbancaria en un 4,5%.

Los economistas esperan que el banco central mantenga la tasa interbancaria referencial sin variaciones al menos hasta julio.

Pese a que la recuperación de la economía está comenzando a beneficiar al empleo y el consumo interno, el Banco de México indicó que aún prevé que los niveles de la actividad económica se mantengan por debajo de su potencial por algún tiempo.