México DF. El Banco de México decidió mantener la tasa de interés interbancaria en 4,5% por octavo mes consecutivo y señaló que las expectativas de inflación siguen ancladas, incluso pese a que la recuperación de la economía ha sido más vigorosa que lo esperado originalmente.

"En México la economía continúa recuperándose a un ritmo más rápido al esperado", señala el banco central en su declaración de política monetaria.

Sin embargo, el banco señaló que la actividad económica seguirá por debajo de su potencial este año, lo que debería limitar las presiones inflacionarias en la economía.

El secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, señaló previamente el viernes que los recientes datos económicos sugieren que la economía podría crecer entre 4% y 5% este año.

El producto interno bruto de México se contrajo 6,5% en 2009, como consecuencia de la crisis financiera mundial.

"Al reducirse la holgura en la economía, su contribución a atenuar el traslado de precios al consumidor de las presiones inflacionarias que pudieran surgir como consecuencia de los cambios fiscales y de precios y tarifas del sector público, está disminuyendo", advirtieron los encargados de política.

La tasa anual de inflación registró el mes pasado una alza levemente mayor que la anticipada de 4,83%, frente a 3,57% a fines de diciembre.

Aún así, la inflación durante los dos primeros meses del año se sitúa dentro del rango meta del banco central del 4,25% al 4,75%. El banco central espera que la inflación se acerque a su meta del 3% hacia fines de 2011.

El Banco de México señaló que las expectativas inflacionarias permanecen ancladas, pero por sobre su meta.

A futuro, la política monetaria dependerá de si la inflación alcanza el 3% hacia fines del próximo año, indicó la autoridad monetaria.

La decisión del viernes no fue sorpresiva, ya que ninguno de los 25 economistas encuestados por Dow Jones Newswires anticipaba un cambio en las tasas de interés por parte del banco central.

El Banco de México recortó su tasas de interés interbancaria en 375 puntos base entre enero y julio del año pasado a medida que el país era afectado por la peor recesión desde la crisis del peso en 1995.

Economistas esperan que el banco central mantenga la tasa de interés interbancaria sin variación al menos hasta julio.