El Banco de México (Banxico) recortó sus expectativas de crecimiento para este año y ahora espera que el Producto Interno Bruto (PIB) se expandirá en un rango que va de 0.2 a 1.7 por ciento. Se trata del cuarto recorte trimestral consecutivo que conduce el banco central en su pronóstico.

Este intervalo estimado, es inferior al previsto por ellos mismos en abril, cuando anticiparon que podría ubicarse el incremento del PIB entre 0,8 y 1,8% y está lejos del que tenía en noviembre, cuando consideraba viable alcanzar una expansión entre 1,1 y 2,1%.

En conferencia, para presentar el Informe Trimestral, destaca que la economía completó cinco trimestres estancada, “en atonía” y que es resultado de las caídas en el sector industrial, particularmente el relativo al petróleo, la caída de la construcción, de inversión pública y privada y de una débil participación del consumo.

Para el año entrante también recortaron el pronóstico, a un intervalo que va de 1,5% a 2,5% rango que está debajo del pronóstico previo que estaba entre 1,7% a 2,7%.

En contraparte con las revisiones a la baja del crecimiento económico, el Banxico informó que dadas las tendencias de la economía mundial y la combinación de factores internos se espera que el nivel de inflación en el país se mantendrá estable.

Continúa panorama positivo para la inflación. En contraparte con las revisiones a la baja del crecimiento económico, el Banxico informó que dadas las tendencias de la economía mundial y la combinación de factores internos se espera que el nivel de inflación en el país se mantendrá estable y en niveles cercanos al objetivo establecido (3+/- un punto porcentual) al menos durante los próximos dos años.

El Banxico informó que a su vez el comportamiento positivo de los precios a escala nacional y las bajas en los componentes de la demanda agregada fue pertinente recortar 25 puntos base la Tasa de Interés de Referencia colocándola en un nivel de 8% en la reunión de agosto. La reducción de la Tasa de Referencia también se mantuvo impulsada por el reciente comportamiento de las curvas de rendimiento externas e internas a diversos plazos.

Presiones inflacionarias. Todos los factores antes mencionados promueven expectativas positivas para el sistema de variables monetarias, sin embargo, el Banxico enfatizó en que en medio de lasituación económica enfrenta México es importante que para consolidar la tendencia estabilizadora de la inflación es necesario que poner el foco en los siguientes factores:

  • El comportamiento del componente subyacente del INPC
  • Las presiones externas sobre el tipo de cambio
  • Las amenazas de imposición de aranceles en el comercio con Estados Unidos
  • El comportamiento del precio de los energéticos
  • Debilidad en las finanzas públicas
  • Imposición de políticas proteccionistas en las economías mundiales
  • Posibles presiones en costos por revisiones salariales

Por otro lado, también resaltó sobre los factores que podrían provocar caídas en el nivel de precios. Las proyecciones inflacionarias podrían modificarse a la baja si se presentara una apreciación del peso, un abaratamiento de mercancías y/o servicios del componente no subyacente y ampliaciones en las condiciones de holgura de la economía.

Para el tercer y cuarto trimestre el 2019 se esperan tasas de inflación general de 3,3 y 3,2% respectivamente. El Banxico proyecta que durante el año próximo la tasa inflación cierre con un nivel de 3,0%.