El Banco de México redujo su previsión de crecimiento económico para 2013 a un nivel de entre 2 y 3%, por debajo del 3 y 4% inicialmente previsto, anunció el gobernador del ente emisor, Agustín Carstens.

La revisión a la baja de su pronóstico llega después de una desaceleración económica en el segundo trimestre de 2013, aunque se espera un fortalecimiento en la segunda mitad del año.

El comportamiento de la economía en el primer semestre "hace prácticamente inevitable que tengamos que reducir a la baja nuestra previsión de crecimiento económico para el país", dijo Carstens al presentar el informe de la inflación de abril a junio de 2013.

En el segundo trimestre del año se registró una alta volatilidad en los mercados mexicanos como consecuencia de movimientos bruscos en los internacionales que motivaron una salida de capitales, indicó.

Ello motivó "una desaceleración importante en la economía en el segundo trimestre, fundamentalmente por el entorno" económico externo, agregó el titular del Banco de México.

"Antes de este informe trimestral, teníamos un rango esperado de crecimiento para 2013 entre 3 y 4 % y ahora, con la información adicional que hemos tenido, estamos ajustando a la baja ese intervalo a uno de entre 2 y 3 %", puntualizó.

La Secretaría de Hacienda mantiene en 3,1% su pronóstico de crecimiento económico, a pesar de la ralentización registrada en la primera mitad del año.

Según cálculos provisionales, el producto interno bruto (PIB) aumentó un 2,5% en el segundo trimestre de este año, mientras que en el primer trimestre el incremento fue del 2,2%, en cifras desestacionalizadas.

El banco central también ajustó a la baja su expectativa de creación de empleo para 2013, que pasó del rango de 550.000 y 650.000 nuevas afiliaciones al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) a "entre 450.000 y 550.000", dijo Carstens.

Sin embargo, el responsable del Banco de México señaló que los signos de recuperación que se avizoran en la economía de Estados Unidos envían una señal positiva a México, que tiene a ese país como su principal socio comercial.

Ante esta coyuntura "sí esperamos un repunte en el crecimiento económico para el segundo semestre del año y que ese continúe para el año próximo", comentó.

"Sin duda" México estará en un nivel de crecimiento ubicado "en un intervalo del 3,2 al 4,2%" del PIB en el 2014, "pero juzgamos que ese crecimiento (...) sigue siendo insuficiente para crear los empleos que el país necesita, aumentos sostenidos en los salarios" y, en general "para mejorar el bienestar del país", afirmó.

Respecto a la inflación general, el pronóstico es que se sitúe cerca del 3,5 % al cierre de este año, y que ronde el 3 por ciento en el 2014.

El máximo responsable de la política monetaria mexicana consideró "indispensable" avanzar en las reformas estructurales que impulsa el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, con la meta última de "aspirar a tasas de crecimiento más altas".