Por tercera vez en el 2018 la decisión de política monetaria del Banco de México (Banxico) fue elevar la Tasa de Interés Interbancaria a un día. La tasa objetivo incrementó este jueves 15 de noviembre a un nivel de 8,0%, el máximo alcanzado en casi un decenio (enero del 2009), un aumento de 25 puntos base en relación con la tasa de referencia del mes previo.

El incremento en la tasa de referencia tiene argumento en la inestabilidad en mercados y variables macroeconómicas del país y especialmente la depreciación de la moneda mexicana persistente desde el previo anuncio de política monetaria del banco central mexicano.

Aunado a la decisión de política monetaria aseguró que se reforzarán los esfuerzos en medidas que propicien una mayor productividad, un ambiente de confianza y certidumbre para la inversión y que se consoliden sosteniblemente las finanzas públicas, reforzando la transparencia y la rendición de cuentas de las políticas públicas.

En su pasada Junta de Gobierno para octubre de este año, el Banxico mantuvo sin cambio el objetivo de la tasa de fondeo en un rango de 7,75% desalineándose de los movimientos en la tasa de interés de la Fed (Reserva Federal de Estados Unidos). En su comunicado anterior afirmó que ajustaría su política monetaria de forma oportuna y firme al confirmarse riesgos al alza en la inflación.

Desde que el Banxico inició su periodo alcista en la tasa de fondeo interbancaria en diciembre del 2015, el rédito se ha incrementado en 525 puntos base, con lo que pasó del 3%, donde se encontraba hace tres años, al 8,0% donde se ubica actualmente.

Resta aún un anuncio monetario programado por la Junta de Gobierno para este año, agendado para el día 20 de diciembre. Esta es la última decisión de política monetaria en la que participa Roberto del Cueto, decano de Junta de Gobierno, y la penúltima para Manuel Ramos Francia.