Washingon, Xinhua. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que no está "resignado en lo absoluto" a una parálisis gubernamental al acercarse la fecha límite de la medianoche para una iniciativa que mantenga el financiamiento del gobierno federal.

"No estoy resignado en lo absoluto", dijo Obama luego de sostener una reunión con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y dijo que conversará posteriormente con los líderes del congreso sobre el estancamiento presupuestario.

"No sólo estoy abierto, sino ávido por entablar negociaciones sobre un presupuesto de largo plazo que garantice que estamos invirtiendo en las familias de clase media, ayudando a la economía a crecer, dando una mano a la gente que trabaja duro y una mayor seguridad y estabilidad y haciendo frente a algunos de nuestros desafíos de largo plazo en términos de deuda y déficits", agregó el presidente.

La Cámara de Representantes de Estados Unidos votó en las primeras horas del domingo para aprobar una iniciativa de financiamiento al gobierno de corto plazo propuesta por el presidente de la cámara, John Boehner, y por otros líderes republicanos con el fin de financiar las operaciones del gobierno federal del 1 de octubre al 15 de diciembre y de retrasar un año la implementación de la Ley de Cuidado Asequible (LCA) conocida comúnmente como Obamacare.

Se espera que el senado se reúna por la tarde y que lleve a cabo una votación de mayoría simple para eliminar las enmiendas republicanas a la medida de financiamiento para luego enviar una iniciativa de financiamiento "limpia" de vuelta a la cámara.

No alcanzar un acuerdo en términos del financiamiento para el gobierno para la medianoche de hoy llevaría a la primera parálisis gubernamental parcial desde 1996.