Madrid. La economía de España creció 0,1% en el primer trimestre de este año, lo que supone el fin de la recesión y anticipa una recuperación paulatina, según un informe de la entidad bancaria BBVA difundido este miércoles.

De acuerdo con el informe denominado "Situación España", el país salió de la recesión con este leve crecimiento y se prevén mejores condiciones del mercado de trabajo en mayo, con una rebaja del paro este año del 27,1 al 26,2% y del 26,7% al 25,4% en 2014.

Aún así, la entidad bancaria, que preside Francisco González, indica que no ha revisado sus previsiones de crecimiento para los próximos años y sostiene que el PIB aún caerá 1,4% este año, pero crecerá 0,9% en 2014.

Añade que el ajuste fiscal podría concentrarse este año en la segunda mitad, lo que lastraría la recuperación económica en sus últimos compases.

"La economía española podría estar presentando ya un débil crecimiento", dijo el documento, según el cual "la información disponible advierte el inicio de la fase expansiva del ciclo que, en todo caso, vendrá caracterizada por un ritmo de recuperación gradual".

Añade que aun cuando es previsible que el déficit público cierre este año en 6,5% del PIB, en consonancia con los objetivos marcados por la Unión Europea (UE), advierte que es posible que buena parte del ajuste fiscal se concentre y se "intensifique" en el cuarto trimestre del año.

En cuanto a las comunidades autónomas, el informe indica que los objetivos de déficit asimétricos fijados para las comunidades autónomas, el denominado "déficit a la carta", supone "sólo el retraso de ajustes que inevitablemente tienen que darse".

Este martes, el Fondo Monetario Internacional (FMI) indica que el gobierno español debe sacar "tarjeta roja" a la comunidad que incumpla con el objetivo de déficit y así aplicar la máxima sanción como es el envío de responsables del Ministerio de Hacienda para hacerse cargo de las cuentas autonómicas.

El BBVA avisa que la recuperación de la economía también quedará sujeta en gran medida a que se disipen las tensiones financieras por lo que considera "de vital importancia" un avance más decidido hacia la "unión bancaria" en la Unión Europea.