Un cauto optimismo hacia adelante, provocado por la moderación de salidas de capitales, por unas inversiones institucionales que no suben sino que se mantienen y por una retirada de liquidez de la Reserva Federal que coincidirá con un mejor ciclo en EE.UU.

A eso se suma, el esperado ajuste de precios en materias primas a pesar de que se mantendrán en niveles elevados. Ese es el panorama que se espera para lo que queda de 2013 en Latinoamérica, de acuerdo con las estimaciones de BBVA Research.

Y ese escenario, al que hay que añadirle básicamente el endurecimiento de las condiciones financieras internacionales, especialmente por el aumento de tasas de interés y la desaceleración en China, se traduce, en cifras, así: revisión a la baja de crecimiento de la economía de la región de 3,5% a 2,7% en 2013 y de 3,7% a 3,4% en 2014, según informó el equipo de investigaciones del banco español.

Juan Ruiz, economista jefe de BBVA para América del Sur, recalcó que aunque la región ha sido una de las más afectadas por el nuevo entorno internacional, países como Colombia, Chile y Perú continúan mostrando niveles de crecimiento sólidos. Y fue insistente en que estos niveles se mantendrán incluso si las condiciones llegaran a endurecerse en los próximos meses, como, por ejemplo, en caso de una caída sustancial de los precios de los commodities.

“Pese a que este trimestre revisamos nuestra previsión de crecimiento para la región, en el caso de Colombia no tenemos variaciones. Seguimos esperando un crecimiento del 4,1% para 2013”, agregó. “Es claro que los mercados financieros se han visto afectados en las últimas semanas por las difíciles condiciones internacionales, lo que se ha reflejado en el incremento de las tasas de los títulos de deuda pública, pero a la vez vemos una tendencia a la estabilización en las próximas semanas. Colombia muestra datos un poco mejores de lo que esperábamos y con una tendencia diferente frente a otros países de la región”, dijo.