Frankfurt. El Banco Central Europeo (BCE) y la Comisión Europea (CE) aunarán fuerzas para supervisar a Grecia y delinear las "medidas adicionales necesarias" para mantener la estabilidad en la zona euro.

Grecia ha sido castigada por los mercados financieros tras revelar que su déficit fiscal de 2009 equivalió a 12,7% del Producto Interno Bruto (PIB), más de cuatro veces el límite permitido por la UE y tres veces más que las estimaciones iniciales.

"Confirmo que el BCE trabajará con la Comisión Europea para supervisar la implementación de las recomendaciones por parte de Grecia y que trabajará con la Comisión Europea en propuestas de medidas adicionales necesarias", dijo el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet.

"Se puede contar con nuestra permanente vigilancia en este aspecto", agregó.

Los economistas dijeron que el BCE buscaría asegurarse que Grecia implemente de manera estricta el plan acordado, incluso si esto significa un pequeño alejamiento de las reglas del tratado de la Unión Europea.

Trichet dijo además que era importante la resolución de los estados miembros para aplicar acciones comunes tendientes a asegurar la estabilidad financiera.

Los líderes europeos buscaron el jueves apoyar a la endeudada Grecia, pero no dieron detalles de cómo lo harían, lo que golpeó a los bonos griegos y al euro frente al dólar.