EFE.  El presidente de la Reserva Federal de EE.UU., Ben Bernanke, dijo en su segundo y último día de comparecencia en el Congreso que la mejora económica ha fomentado el aumento de los intereses a largo plazo e inversiones de riesgo.

Bernanke respondió en el Comité de la Banca del Senado a la preocupación de que los programas de compra de bonos para estimular el crecimiento esté animando comportamientos de riesgo y un aumento de los intereses a más largo plazo.

"Ha habido algunas buenas noticias económicas, al tiempo que los inversores ven mejores perspectivas de futuro y los intereses tienden a subir... La segunda razón es probablemente el mayor apalancamiento y excesivas posiciones de riesgo en el mercado", indicó Bernanke.

En opinión del jefe de la política monetaria estadounidense, los intereses a largo plazo siguen siendo relativamente bajos pese a las subidas de los pasados meses y aseguró que este comportamiento no es necesariamente negativo, "aunque la contracción de las condiciones financieras asociada no es bienvenida".

Bernanke volvió a reiterar, como ayer, que el ritmo de los programas de compra de activos, que se compaginan con un tipo de interés cercano a cero, podría comenzar a moderarse a finales de este año.

Además, el banco emisor espera que se pueda poner fin a estos dos programas de inyección de liquidez, que ahora tienen un máximo de 85.000 millones de dólares mensuales, a mediados de 2014, aunque no hay "un curso prefijado" y todo dependerá de los datos macroeconómicos y de empleo.

La posibilidad de que los estímulos monetarios se mantengan por más tiempo, que anunció ayer Bernanke en la Cámara de Representantes, empujó a la baja de los bonos del Tesoro a más largo plazo, lo que afecta directamente al precio de las hipotecas, las cuales se habían encarecido.

Bernanke reiteró que, una vez que se moderen los programas de estímulo, se vigilará la evolución de la tasa de desempleo, actualmente en el 7,6% y que idealmente debería bajar del 7%, y en que la tasa de inflación no baje del 2%.