Cancún, México. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) acordó este lunes un importante aumento de capital, en medio de la preocupación acerca de una eventual falta de financiamiento a medida que las economías desarrolladas dejenatrás las medidas de estímulo.

El aumento de capital por US$70.000 millones, el mayor en la historia del organismo, debería permitirle al BID cumplir con metas de aprobación de créditos por US$12.000 millones anuales hasta 2020, dijeron funcionarios del ente.

Ese financiamiento será bienvenido cuando el circulante global comience a regresar a las economías desarrolladas, muchas de las cuales están en el proceso de desarmar estrategias levantadas desde el año pasado para defenderse de la severa crisis financiera.

El presidente de México, Felipe Calderón, dijo durante la inauguración oficial de la asamblea del BID en el balneario mexicano de Cancún que existe incertidumbre acerca de los ajustes de políticas fiscales y monetarias en algunas de las economías desarrolladas y emergentes.

"Comparto que existen aún dudas sobre la solidez de la recuperación de la demanda privada a nivel mundial, que hay incertidumbre en torno a la velocidad con que las naciones desarrolladas y algunas economías emergentes ajustarán sus políticas monetarias y fiscales hacia una estrategia de salida", dijo el mandatario.

En ese escenario, las naciones pobres y en desarrollo tendrán dificultad para competir por el financiamiento, añadió.

"De ahí la enorme importancia de que instituciones multinacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo tengan las condiciones necesarias para poder cumplir su propósito subsidiario de poder coadyuvar en el financiamiento de desarrollo", agregó.

Brasil y México, las dos mayores economías de Latinoamérica, están acumulando reservas en dólares para contar con el margen de maniobra suficiente si es que pronto se materializan las alzas en las tasas de interés y el retiro de los estímulos en las naciones industrializadas.

"En el caso de Brasil, pensamos que es mejor cubrirnos (...) incluso si hay un costo asociado con ello", dijo el jefe del Banco Central, Henrique Meirelles, el fin de semana.

Ayuda para el devastado Haití. El Banco también acordó un programa para aliviar la deuda y apoyar con nuevos fondos a Haití, devastado hace dos meses por un terremoto que dejó más de 200.000 muertos.

Oscar Iván Zuluaga, ministro de Hacienda de Colombia, dijo que la condonación de deuda para Haití alcanza una cifra a valor presente de US$479 millones.

Por su parte el ministro mexicano de Hacienda, Ernesto Cordero, dijo que la decisión permitirá a la empobrecida nación caribeña enfocarse en los trabajos de reconstrucción.

"Estamos seguros que la condonación de la deuda de Haití con el banco reducirá las presiones fiscales y evitará un problema de endeudamiento en los próximos años", dijo Cordero al inaugurar la asamblea del BID.

El país también recibirá nuevos recursos por US$2.000 millones durante los próximos 10 años, comentó el funcionario mexicano, al asumir la presidencia del comité de gobernadores del BID.

Un funcionario del BID, que es el mayor proveedor de financiamiento multilateral de la región, comentó que según algunos estudios, Haití necesita más de US$10.000 millones para su reconstrucción tras el terremoto.