El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo de hasta US$100 millones para apoyar actividades de alivio de la pobreza en la República Dominicana

Los recursos financiarán transferencias condicionadas de efectivo (TCE), desarrollo de capital humano en los sectores de la salud y la educación y la primera evaluación del programa “Progresando con Solidaridad".

Se prevé que el proyecto reducirá la brecha de pobreza del país, de 12,1% en 2011 a 9,9% en 2016 y alcanzará a 288.399 hogares que recibirán TCE cuando cumplan con sus obligaciones en materia de salud y educación, como la vacunación completa de los niños de 18 a 29 meses de edad. 

Otros objetivos son la reducción de las tasas de embarazo entre las adolescentes de hogares pobres, de 35,65% en 2011 a 30,65% en 2016 y el aumento del promedio de altura de los niños entre 36 y 60 meses, de 99,30 cm (2011) a 101,57 cm (2016).

Aunque la tasa de pobreza en la República Dominicana disminuyó de 49,8% en 2004 a 40,7% en 2001 y la tasa de extrema pobreza bajó de 15,5% a 10,2% en el mismo período, sigue siendo más alta que el promedio de la región. 

Asimismo, a pesar del mejoramiento general, ambas tasas son más altas que las anteriores a la crisis mundial de 2008-2009 —en 2002, la tasa de pobreza era 32,7% y la de extrema pobreza 8,2%— lo cual pone de relieve la necesidad de seguir potenciando los servicios sociales de la República Dominicana.

Con el financiamiento del BID, el gobierno de la República Dominicana reforzará su estrategia de protección social con énfasis en las TCE, el respaldo socio educacional y la vinculación de los hogares con los servicios sociales por medio del programa “Progresando con Solidaridad” (Prosoli). 

El año pasado se dispuso la fusión de los programas “Solidaridad” y “Progresando”, a fin de consolidar mejor el sector de bienestar social del país.

El préstamo del BID se otorgó con un plazo de 18 años, con un período de gracia de 11,5 años y un interés con base en la LIBOR.