Washington, EFE. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunció un préstamo de US$250 millones para fortalecer los servicios de salud en Colombia, con especial énfasis en la prevención, y aumentar su eficiencia y equidad.

Con estos fondos se espera consolidar el diseño y la puesta en marcha de la reforma del sistema de salud en Colombia, con el objetivo de mejorar los resultados en salud y garantizar la transparencia en el uso de los recursos públicos.

"Por un lado, el énfasis en el acceso a la oferta de servicios de atención primaria en salud facilitará la prevención, detección y el diagnóstico temprano de problemas de salud, lo cual permitirá que las personas busquen tratamiento a tiempo con mejores resultados y eviten intervenciones médicas costosas", explicó Frederico Guanais, jefe del equipo del proyecto del BID, en nota de prensa.

Asimismo, agregó Guanais, mediante "el fortalecimiento institucional se generará una mayor eficiencia en la administración de los recursos de salud".

Colombia trabaja para alcanzar la cobertura universal en aseguramiento en salud, indicó el organismo internacional, y en diciembre del 2012 el 91,1% de su población estaba bajo la protección del Sistema General de Seguridad Social en Salud.

Pese a los avances, persisten deficiencias en la capacidad y calidad de la atención primaria y la medicina preventiva, ya que casi uno de cada dos colombianos reporta haber usado una sala de emergencia en los últimos dos años, una alternativa que conduce a peores resultados en salud y a mayores costos que la atención primaria.

La reforma también busca potenciar la atención en poblaciones aisladas, un acceso equitativo a servicios de calidad y a una mayor eficiencia en la administración de recursos.

El crédito se enmarca en la categoría de préstamos programáticos, que son instrumentos de desembolso rápido que proporcionan a los países prestatarios del BID recursos para financiar programas prioritarios, cuyos resultados deben ser verificados como condición para el desembolso de fondos.

En esta ocasión, los fondos fueron otorgados según la modalidad de financiamiento flexible con un pago de amortización único al 15 de diciembre de 2025.