Bank of America Securities recortó este martes su pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) mexicano para 2022 a 1,5% desde el 2,5% anterior, citando una actividad económica interna más débil de la esperada.

La unidad de BofA dijo que había fijado su previsión drásticamente por debajo del consenso de 2,8% debido a una "combinación de políticas conservadoras, alta incertidumbre y bajas expectativas de crecimiento", destacando, también, la situación del COVID-19 en el país.

"Se está produciendo un bajo crecimiento a pesar del fuerte crecimiento de Estados Unidos, que está ayudando a la economía mexicana a través del comercio y las remesas", explicó Carlos Capistran, Economista para Canadá y México de BofA Securities.

Analistas del sector privado consultados por el banco central de México pronostican un crecimiento de 2,77% para 2022.