Londres.- La marea liquidadora inducida por el coronavirus ha llevado a los inversores a salir de casi todos los activos posibles, de acuerdo a los datos semanales revelados el viernes por BofA, que reportó un éxodo récord de los fondos de bonos por US$109.000 millones.

A medida que los contagios y las muertes por la enfermedad siguen empinándose, desatando una salvaje liquidación en los mercados de acciones, los inversores restaron US$20.700 millones netos de las bolsas en todo el mundo, con una suma récord de US$20.200 millones netos que desaparecieron en un solo día.

El lunes se produjo otro récord histórico cuando unos US$4.700 millones volaron de los fondos de bonos de mercados emergentes, llevando el nivel máximo semanal de salidas a US$18.800 millones.

Las bolsas mundiales han perdido casi US$23 billones en valor de mercado desde los niveles máximos alcanzados en febrero.

Mientras tanto, los inversores acumulaban efectivo y añadieron US$95.700 millones al total recuperado de US$137.000 millones amasados la semana pasada.

Las oscilaciones bruscas son generalizadas e incluyen una liquidación vasta de mercados considerados refugio, como el oro y los bonos del Tesoro estadounidense. El lingote sufrió su quinta jornada más grave de éxodos en los siete días al miércoles, de acuerdo a los datos de BofA.

Mientras tanto, los inversores acumulaban efectivo y añadieron US$95.700 millones al total recuperado de US$137.000 millones amasados la semana pasada.

Las cuarentenas sin precedentes en grandes ciudades en el mundo y las potenciales consecuencias económicas han llevado a los bancos centrales y a los gobiernos a emitir gigantescos programas de estímulos monetarios.